Estos fueron los obstáculos económicos que debió vivir el venezolano para pasar al 2016

0
Foto: referencial/lagranciudad.net

Foto: referencial/lagranciudad.net

(01 de enero de 2016. El Venezolano).- La inflación, la escasez y la caída del precio del petróleo fueron de las peores cosas que sufrieron los venezolanos en el marco de la recesión económica que embarga al país y que se agudizó el pasado 2015.

La administración del Gobierno del presidente Nicolás Maduro pasó por evitar la corrección de los desequilibrios monetarios, fiscales y cambiarios, tomó una serie de medidas, decisiones y paliativos que, según expertos en la materia económica, solo empeoraron la crisis.

El Venezolano, con el aporte de los portales Panorama y El Estímulo enlistó varios obstáculos que en materia económica se vivieron para llegar al 2016.

Simadi y las limitaciones al cupo viajero

El Sistema Marginal de Divisas fue lanzado en febrero en sustitución del Sicad II, un esquema en el que la divisa se cotizaba a alrededor de 50 bolívares por dólar. El Simadi se vendió como una válvula de escape, un sistema en el que la divisa se cotizaría libremente. La tasa es divulgada oficialmente por el Banco Central de Venezuela. Pero con el paso de los meses, las premisas del mecanismo fueron modificadas y el tipo de cambio terminó estacándose en casi 200 bolívares por dólar.

Dos meses después, salió la providencia 011, que establecía nuevas normas en la asignación de divisas oficiales para viajeros y compras electrónicas. Más allá de la reducción del cupo máximo por destino y la eliminación del efectivo para viajeros, lo que más afectó a los usuarios fue el traspaso del servicio de forma exclusiva a la banca pública.

Ambas medidas terminaron agudizando las distorsiones cambiarias y contribuyendo a la disparada inédita del dólar paralelo, afirman analistas.

Las captahuellas y el bachaqueo

En 2015 también se intensificó el control sobre el consumo. La creciente escasez fomentó la aparición de los “bachaqueros” o revendedores, y generaba largas colas en los establecimientos comerciales. Entonces, el Gobierno decidió reimpulsar una medida que se había anunciado el año pasado y que los representantes del sector ya habían dado por descartada: las captahuellas.

Para Henkel García, director de la firma Econométrica, tanto este sistema como el de las compras por número de cédula y las limitaciones por cantidades se implementaron “para administrar la escasez y no para solucionarla”.

El cierre de la frontera con Colombia

Además del impacto social y diplomático, la medida del cierre de frontera con Colombia, con el argumento de evitar el contrabando, trajo graves consecuencias comerciales, productivas y cambiarias.

Según los cálculos de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), diariamente se pierden un millón de dólares por el bloqueo del paso fronterizo. Además, el gremio anticipó que la medida tendría un impacto directo de 1 punto en la contracción del producto interno bruto. Distintas fuentes han advertido que el cierre no ha frenado el contrabando.

Desaparición de cifras oficiales

Buena parte de las cifras en las que los economistas se basan para hacer proyecciones corresponden al tercer trimestre del año 2014. Para García, la muestra más descarada del ocultamiento de cifras oficiales se presentó en un viaje histórico que realizó el ministro de Economía, Finanzas y Banca Pública, Rodolfo Marco Torres, a Nueva York a presentar el informe reglamentario sobre el país a la Comisión de Valores de Estados Unidos y reunirse con grupos de inversionistas.

El informe, divulgado por el ente regulador estadounidense, mostraba cifras desactualizadas. En las reuniones, Marco Torres tampoco demostró tener mucho conocimiento sobre algunos datos importantes. “Por ejemplo, la posición de activos que tiene el país fuera del BCV. Había comenzado diciendo que era de 50 mil millones de dólares, y al final otro de los asistentes del banco lo corrigió y dijo que eran $30 mil millones”, relató Alejandro Grisanti de la firma Barclays en una entrevista radial.

Descontrol del mercado paralelo

Desde enero, el precio de la divisa en el mercado negro ganó 665 bolívares principalmente marcados por la incertidumbre sobre la economía del país y la sequía de verdes en los mecanismos oficiales, hecho que encareció varios productos del mercado comercial.

Precios del petroleo

En 2015, el precio de la cesta local rompió varias veces su propio mínimo. El más reciente récord fue el 18 de diciembre, cuando se cotizó en 29,17 dólares, su nivel más bajo en 11 años.

Maduro se ha referido varias veces al precio del crudo en sus alocuciones para señalar que el país ha sido “víctima de acciones premeditadas en los mercados internacionales para reducir la cotización”. El propio ministro de Petróleo y Minería, Eulogio Del Pino, dijo recientemente que los actuales precios del petróleo han promovido la compra desproporcionada del hidrocarburo, llevando la capacidad de almacenaje a 90% y que, de llegar a 100% “pudiéramos estar en puertas de una catástrofe”.

Lea también: Gobierno de Venezuela teme “catástrofe” por bajos precios del petróleo

El Gobierno ha intentado en repetidas ocasiones convencer al resto de los productores, tanto dentro como fuera de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que es necesario recortar la producción y fijar una banda de precios para el producto, propuesta que ha sido rechazada en casi todos los frentes.

Escasez de alimentos

La última cifra de escasez en alimentos reportada por el Banco Central fue la de enero de 2015, con 23%. Once meses después, esta cifra se triplicó, a 75%, según los cálculos de la firma económica Econométrica.

El eje económico escasez e inflación siguen siendo las principales preocupaciones del venezolano, seguido de la inseguridad. A un 62% les molestan las colas”. A esto, el economista Alexander Guerrero señaló que las “colas, escasez, racionamiento son insostenibles socialmente”.

Inflación astronómica

La inflación acumulada durante 2015 se ubicó en 196,3%; mientras que la inflación interanual hasta noviembre fue de 209,8%, una cifra histórica que hace de Venezuela el país con la inflación más alta de América Latina y del mundo, según cifras de varias firmas.

“El 2015 nos deja una economía en una crisis profunda, con la peor contracción de la región (…) Estoy preocupado por la comida y el ingreso real de la gente el próximo año”, manifestó el director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros.

Control de precios

“Se dieron algunos acercamientos, se aprobaron algunos ajustes de precios, se otorgaron subsidios y se alimentó la esperanza de que se daría el gran encuentro entre el Ejecutivo y los sectores que generan trabajo en el país”, dijo el exministro de Fomento y presidente del Grupo Estrategia, Tomás Socías.

El experto confía en que “vienen medidas económicas, eso lo sabemos y en el Ejecutivo analizan cuáles son las que deben tomar primero. El aumento del precio de la gasolina es una de ellas, la sinceración del control de cambio, con el aumento de las tasas es otra, además del ajuste progresivo de los precios de algunos rubros. No decimos que el Ejecutivo va a dejar de importar, pero sería excelente que esas compras en el exterior sean las correctas, para estimular el aparato productivo”.

“Tanto control de precios como control de cambio traen hiperinflación (…) La única vía para pleno abastecimiento se alcanza eliminando control de cambio, aprobando estatuto de protección de derechos de propiedad”, agregó.

El fracaso de los huevos

La regulación del cartón de huevos en 420 bolívares es uno de los casos más emblemáticos de la regulación de precios. Los consumidores ya anticipaban lo que ocurriría, y al día siguiente, los comercios se llenaron de consumidores para adquirir el producto, no solo para aprovechar el nuevo precio, sino por temor a que desapareciera de los anaqueles.

Lea también: Venezolanos deben lidiar con la escasez y precios “astronómicos” del cartón de huevo

Algunos supermercados incluso optaron por vender el cartón por número de cédula. Otros, decidieron salir de toda la mercancía que tenían en inventario, asumiendo enormes pérdidas.

Share.

Leave A Reply