Estacionamiento de Iglesia Guadalupe en Miami no da abasto a feligresía

0

IMG_7817

(05 de enero 2016. El Venezolano).- Con menos de un mes de contar con sus puertas abiertas, la Iglesia Nuestra Señora de Guadalupe en Doral se ha quedado pequeña para la cantidad de feligreses que asisten los domingos a las distintas misas celebradas en el nuevo santuario, localizado en la calle 25 y la avenida 117 del noroeste del Condado floridano.

El diseño original de este templo cuenta con aproximadamente 284 puestos de estacionamiento, para una capacidad estimada dentro de recinto de 1168 personas. El pasado domingo 3 de enero, cientos de asistentes debieron caminar hasta 10 minutos desde donde encontraban puesto para aparcar y dirigirse a pie hacia el servicio.

Además del largo trecho, los transeúntes tenían que sortear sus pasos con el desplazamiento impudente de algunos conductores que transitaban por una vía de uso industrial y de acceso hacia la autopista Ronal Reagan Turnpike.

“Esto está muy mal porque fácilmente puede ocurrir un accidente acá, algo tienen que hacer pronto. Es grave este problema, pareciera que no tomaron en cuenta la cantidad de personas que podrían venir a la iglesia”, expresó la señora Estela Randall, integrante de la comunidad.

Otra feligrés, Cecilia de Giménez, dijo que durante mucho tiempo contempló de lejos la construcción del templo, “quise venir a conocerla, ahora me siento algo defraudada porque somos muchos, nuestra comunidad latina es muy grande (…) tuvimos que caminar mucho pero lo hicimos con mucho amor para dar gracias por este nuevo año que comienza”.

IMG_7799

El párroco de la Nuestra Señora de Guadalupe, el presbítero Ismael Mago, afirmó que está consciente del problema, “lamentablemente no tenemos suficiente espacio para todos los carros de las familias que vienen a la iglesia, muchas personas deben estacionarse en las calle cercana”.

Incluso en la misa, compartió la inquietud con los asistentes a quienes les aseguró que en los próximos días se sostendrán reuniones con las autoridades al respecto. Insistió en que existe la mejor disposición de ayudar, “Solo es necesario encontrar la mejor forma”.

Por su parte, el alcalde de Doral, Luigi Boria, dijo que se trata de un asunto al que se le está poniendo atención. “Estamos trabajando en conjunto con la comunidad y la parroquia”, manifestó.

También existe la posibilidad de lograr la colaboración de otros propietarios de espacios cercanos para contar con zonas más seguras para los asistentes a las misas durante los domingos, cuando se presenta este percance.

En esta iglesia se celebra misa de lunes a viernes a las 7:00 AM y dos misas los sábados en las tardes. Los domingos se llevan a cabo cuatro homilías, a las 8:30 AM y 11:30 AM en inglés, 10:30y 1:30 PM en español. La parroquia tiene previsto celebrar otra misa adicional en español los domingos a las 7:00 PM.

“La otra alternativa que hemos sugerido es reducir a una misa en inglés y aumentar a otra adicional en español, para cumplir con ese servicio que es el más concurrido”, declaró Boria.

Otros asistentes al santuario se relajaron con el imprevisto. Al menos así lo expresó la señora Elaine Chiquín.
“Fue una misa maravillosa, muy sentida además de espiritual, claro que me quedan ganas de volver (…) hace falta mejorar lo del estacionamiento, mi carro lo dejamos lejos, como siete minutos a pie, pero aclaro que esto no es un sacrificio y todos veníamos riéndonos”, aseveró.

IMG_7818

Al respecto, el padre Mago invitó a todos quienes no conocen aún la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe para que se acerquen y compartan su mensaje, recordando sus palabras cuando hizo su aparición divina en 1531, “¿No estoy aquí que soy tu madre? ¿De qué te preocupas?”.

La parroquia de Doral se fundó en septiembre de 2001 y “durante todos estos 15 años estuvimos celebrando misas en las cafeterías de la diferentes escuelas y por diferentes razones a lo largo de todo ese tiempo no se pudo construir esta iglesia”.

Al frente de esta parroquia estuvo Monseñor Tomás Marín durante los primeros nueve años. “Gracias a Dios, gracias a la ayuda de la comunidad y de un benefactor de México se pudo construir este hermoso templo que es una bendición para todos”

Este buen samaritano no reside en Estados Unidos pero “tiene un profundo amor a la Virgen de Guadalupe, es un católico excepcional, sintió en su corazón que debía ayudarnos y así lo hizo”, dijo.

La comunidad se organizó en la realización de actividades como cenas, rifas, galerías de arte, entre otros. El costo total del santuario fue de 12 millones de dólares. De acuerdo al párroco, aún hay dinero por recoger.

“Lo más hermoso que tiene esta parroquia es su comunidad, llena de entusiasmo y alegría (…) tenemos voluntarios que sirven generosamente sin esperar nada a cambio, los ministros eucarísticos, los lectores, los servidores del Altar, los monaguillos, la gente del coro, todos trabajan con mucho amor y ese es nuestro mayor tesoro”, comentó.

A juicio del presbítero, era evidente la necesidad de otra iglesia en la zona, “no solo para la comunidad de Doral, viene gente de todas partes pues la exposición de ese mosaico gigante de la Virgen de Guadalupe que evangeliza a todos los pasan por la autopista”.

Por: José Pernalete

Compartir .

Dejar respuesta