Es urgente la salida de Maduro, por Emiro Albornoz

0
Archivo

Archivo

(13 de enero de 2016. El Venezolano).- No sé en estos momentos qué medidas constitucionales  se deban activar para buscar la salida del poder de este gobierno inepto y corrupto, presidido por Nicolás Maduro, a  quien en estos momentos puedo asegurar, sin temor a equivocarme, que lo rechaza más del noventa por ciento del país, porque lo reconocen como el causante de la catástrofe que ha vivido  en los últimos años y que tiende a acentuarse a medida que pasan los días.

La renuncia, el revocatorio, el recorte del mandato presidencial por parte de la Asamblea Nacional, son algunas de las medidas democráticas que puede promover el pueblo venezolano para salir de este mal gobernante que se ha convertido en un grito nacional, sin distingo de clases ni credo político, porque hasta los que se dicen chavistas que le profesan alguna admiración a su fallecido líder, dicen que es necesaria la salida de Maduro.

Entre Hugo Chávez, el iniciador de la debacle económica, social y política del país, y Nicolás Maduro continuador de la crisis, exacerbándola a niveles que ya son insoportables para los venezolanos que no sólo no consiguen los principales alimentos de la dieta diaria, sino que lo poco que ganan no les alcanza ni medianamente para sobrevivir, porque las desastrosas política económicas de Maduro, el endeudamiento irresponsable, el gasto dispendioso y la corruptela de un sector de prevaricadores de cuello rojo  y verde, llevaron al país a la crisis más prolongada y grave de desabastecimiento y de elevadísimos precios de los productos de primera necesidad, enseres de uso personal, viviendas, vehículos, electrodomésticos y otros bienes y servicios a precios que hoy día son totalmente inaccesibles para las grandes mayorías de venezolanos que están ´pasando la necesidad hereje.

Ejemplos de renuncia y abandono del poder en América sobran. El Presidente Raúl Alfonsín , de Argentina, adelantó la entrega de su gobierno para que iniciara inmediatamente el que había sido electo en las urnas apenas días atrás., Carlos Menem, ante una situación hiperinflacionaria de la economía argentina que atacaba dramáticamente al pueblo.

El también expresidente argentino Fernando de la Rúa, cuando aún no había cumplido dos años de su mandato de cuatro, en medio de un estallido social que produjo veintisiete muertes y mas de dos mil heridos por la actuación de las fuerzas de orden público para detener los saqueos , renunció a su cargo.

En Bolivia, Gonzalo Sánchez de Lozada, en su segundo mandato, medidas impopulares de su gobierno originaron protestas masivas a lo largo y ancho de la nación que lo obligaron cuando no había cumplido dos años en el poder, a tomar un avión para dirigirse a los Estados unidos, abandonando de esa manera el poder.

Pero hay una renuncia histórica y que debe ser aleccionadora para estos elementos de la revolución que se la tiran de bolivarianos y han falsificado la historia de Venezuela para manipular a los venezolanos.

El 02 de agosto de 1828, luego de crecientes manifestaciones de disconformidad por parte de los ciudadanos bolivianos, nuestro Gran Mariscal de Ayacucho, el General Antonio José de Sucre, renunció a la Presidencia de Bolivia.

Al renunciar a la Primera Magistratura de Bolivia, expresó las siguientes consideraciones en su mensaje al Congreso.

“En el retiro de mi vida veré mis cicatrices, y nunca me arrepentiré de llevarlas, cuando me recuerden que para formar a Bolivia preferí el imperio de las leyes a ser el tirano o el verdugo que llevara una espada pendiente sobre la cabeza de los ciudadanos”.

El leitmotiv de la guerra económica, salido de la sala situacional del régimen y colocado como una especie de chip en el cerebro de todos los personeros gubernamentales y del partido que lo sustenta en el poder, con el fin de repetirlo hasta la saciedad en la creencia que van a engañar al pueblo venezolano, no ha dado resultado alguno. El pueblo venezolano sabe que aquí no hay guerra económica, que el desabastecimiento y la inflación son de la exclusiva responsabilidad de su gobierno, verdad que se refleja en las encuestas de opinión pública y, lo mejor, en las calles por donde transita la gente angustiada por los problemas que a diario debe enfrentar.

Hágale un bien a Venezuela y facilítele las cosas al pueblo Presidente Maduro: Renuncie.

Escrito por: Emiro Albornoz

 

 

Compartir .

Dejar respuesta