¿Es la opción militar una intervención militar?, por Milos Alcalay

0

archivoimg

(27 de Agosto de 2017. El Venezolano).- Ante el desastre económico, financiero, social, ético e institucional que sacude a Venezuela, los países de la región han mostrado su angustia por la obstinada posición del régimen, de agravar el cuadro de la convivencia nacional, al consolidar contra viento y marea una fraudulenta constituyente, que no sólo es ilegítima en su origen, sino también en su desempeño al convertirse en un órgano inquisidor supraconstitucional que aplasta a los otros poderes: Fiscalía, AN; diputados electos; alcaldes en ejercicio. Con ello, desestima las advertencias internacionales y convierte a nuestro país en un factor de riesgo para la seguridad de la región. 

Trump pronunció recientemente una frase que impactó a la opinión pública al afirmar que en Venezuela “la opción militar no debe descartarse” cuyos alcances fueron manipulados como si se tratara del anuncio de una invasión militar norteamericana para derrocar a Maduro.

En su recorrido por América Latina, el Vicepresidente de los EEUU Mike Pence, precisó dos aspectos: 1. Que el tema Venezuela no está ausente de la preocupación común con los países visitados (como tampoco está ausente en la OEA, o Mercosur, o UE, o en las cancillerías del mundo) y 2. Que las declaraciones de Trump estaban enmarcadas en un análisis multilateral apegado al derecho internacional, compartiendo los alcances de la Declaración de Lima aprobada por los  países latinoamericanos más destacados. En el ámbito hemisférico, es evidente que la agenda  militar multilateral se evidencia en las reuniones periódicas que realizan los ministros de Defensa del hemisferio.

Los militares no pueden dejar de lado la opción de acompañar a sus gobiernos en aquellos mandatos que derivan de acuerdos suscritos por los Estados, tales como la Carta Democrática Interamericana o la CIDH, a lo que se suman las graves amenazas como el terrorismo, el narcotráfico, la migración desenfrenada  y la corrupción a grandes escalas promovida por actores destacados de gobiernos corruptos.

A nivel mundial, la opción militar está contemplada en la Carta de la ONU  al asignarle a las Fuerzas Armadas un papel protagónico en las operaciones de paz bajo la égida de la ONU, y su cooperación con instituciones regionales. La opción militar no necesariamente es una intervención militar norteamericana, sino un mecanismo adicional que debe sumarse a la arquitectura democrática y civil del hemisferio.

Por Milos Alcalay

Compartir .

Dejar respuesta