En Venezuela: ¡La rebelión “roja rojita” en marcha!, por Pedro Mena

0

(Foto referencial)

(14 de mayo de 2018. El Venezolano).- Ningún analista político serio, puede tener una visión hipotecada con una postura política rígida y dogmática. Como político tengo plena coincidencia con una posición claramente definida, y compartida con las opiniones mayoritarias de los partidos, personalidades y dirigentes de las organizaciones políticas democrática, actualmente dos de sus sectores convergiendo en la convocatoria del abstencionismo, frente al llamado adelantado de unas elecciones presidenciales ilegales e ilegitimas, y un tercer grupo también de opositores con una estrategia diferente de participación electoral Dos visiones encontradas. Aclaratoria que formulo antes, para dejar bien claro mi posición personal y política frente a este hecho histórico.

En varias oportunidades he expresado claramente que el proceso político que nuestro país sufre en estos momentos, su desarrollo, desenlace y soluciones definitivas, es inédito, autentico, si ningún parecido histórico con otras experiencias internacionales, y por lo tanto no podemos aplicar con rigidez el análisis convencional de estos hechos. Toda postura analítica es simplemente una aproximación teórica, pero no una regla efectiva a cumplirse en la realidad nacional.

La acción práctica de la política real y efectiva se deslinda cada momento de las teorías tradicionales, la propia dinámica de los hechos y acontecimientos, profundizan el camino incierto, lleno de dudas y plagados de reacciones emocionales, que a veces rayan en la histeria del odio colectivo, como una especie de epidemia general que soslaya la inteligencia, racionalidad y el talento tolerante, frente a determinadas posiciones personales o grupales.

En política nada está escrito, muchos análisis previos que han ignorados diversos factores al final se han caído, producto de la realidad aplastante de su acción. No se puede tener una visión cerrada y exclusivista frente al análisis del presente y futuro de las ideas. menos en este dinámico campo. Su desarrollo es feroz, agresivo y muchas veces doloroso, cuando al final su desenlace o resultados, fueron totalmente distinto a los planteado en las teorías analíticas, encuestas, y especulaciones mentales.

El ejemplo mas concreto lo vivimos en Estados Unidos, en su proceso electoral presidencial. En las primarias del partido republicano, aspirante a regresar al poder, nadie creía o muy pocos en la opción de la candidatura del empresario Donal Trump, hoy presidente en acción, ante la presencia de los mejores 14 líderes de su partido, muchos de ellos ampliamente conocidos y con un amplio récord positivo en sus respectivo currículo político, que al final sucumbieron en la elección mayoritario del Presidente Trump en las primarias, derrotando encuestas, pronósticos, y campañas muy costosas, dejando un sabor amargo en algunos, y en otros las expectativa de devenir histórico. Trump luego derrotaría a la candidata demócrata, Hillary Clinton, en las mismas proporciones de ser un fenómeno electoral, y un gigantesco terremoto político nacional e internacional.! ¡Sorpresa que da la vida y la política!

El caso electoral venezolano, visto en otra perspectiva del análisis, sin cegamiento ni posturas dogmáticas, sin apasionamiento y rigidez estrecha, soltando la imaginación y la capacidad creativa, debe conducirnos a otras conclusiones, que puedan al final ser factores sorpresivos y de cambio fundamental entre las teorías y la realidad verdadera. No debemos tenerles miedo a esos posibles resultados, y sus lógicas reacciones humanas, si nos equivocamos bien, si acertamos igual, lo mas importante es haber actuado con amplitud analítica a plenitud de conciencia, sin interferencias, ni actitudes, ni prejuicios políticos de ningún tipo. Es la satisfacción del deber cumplido consigo mismo, ante Dios y el compromiso democrático de la libertad de pensamiento y libre expresión.

En los últimos días he estado haciendo consultas telefónicas con familiares y amigos en diversas regiones del país, sobre su percepción real , directa con los protagonistas de este proceso electoral atípico presidencial, que son los hombres y mujeres del pueblo venezolano, humillados, manipulados y sometidos como corderos a una terrible plaga de delincuentes comunes, con gorras y camisetas rojas, quien en nombre de un fracasado modelo socialista de producción, han convertidos las calles de Venezuela en la peor expresión de los pordioseros del hambre y la miseria, mientras que la elite gobernante corrupta y mafiosa, se regodea de sus riquezas personales como “botín de guerra” de este proceso. ¡Algo inaudito en el pasado de nuestro país!

Existe una tendencia subterránea, silenciosa, solapada, que no se manifiesta en la actualidad, pero que podría convertirse en corto plazo, en una verdadera y mayoritaria “rebelión roja rojita”, que se constituya en un verdadero “terremoto político”, con inimaginables consecuencia y reacciones políticas, que podrían dejar perplejos a muchos analistas locales e internacionales. Nuestro pueblo a veces menospreciados por algunos, es inteligente, bravo y sorpresivo en sus reacciones represadas.

Este evento, de producirse, marcaría un nuevo rumbo en las relaciones y futuras decisiones de una “nueva elite” en el campo de un nuevo liderazgo político insurgente, que cambiaría todos los esquemas tradicionales, afianzando el criterio que ‘las crisis son las parteras de la historia, y como consecuencia de ellos producen cambios radicales y el nacimiento de nuevos liderazgos, hasta hoy ignorados y marginados , por el “estatus quo” opositor venezolano. Una visión apocalíptica para muchos. En las manos de Dios y en el talento creativo del hombre está la solución final. Acierte o me equivoque en estas conclusiones, estoy tranquilo conmigo mismo.

Concluyo mi reflexión analítica personal, con unas palabras pronunciadas por un ejemplar líder político y expresidente de la Venezuela democrática, mi amigo y compañero de siempre Luis Herrera Campins, quien afirmo la noche de su triunfo electoral : “hoy rugió la mayoría silenciosa del pueblo venezolano, ha triunfado derrotando la falsedad y la mentira”. Tiempos de reflexión compatriotas.

Share.

Leave A Reply