En Finlandia dan clases de comportamiento para inmigrantes

0
inicio-educacin-adultos-644--644x362

Referencial

(25 de enero de 2016. El Venezolano).- Los inmigrantes que llegan a Finlandia tienen la opción de tomar clases de valores finlandeses y de cómo comportarse con las mujeres.

El gobierno, reseña BBC Mundo, se encuentra preocupado por el aumento en el número de abusos sexuales en el país, desea asegurarse de que la gente que proviene de culturas muy conservadoras está consciente de lo que se espera de ellos en su nuevo hogar.

Johanna es una de las activas y animadas profesoras cuya energía atrae hasta el alumno más renuente a comprometerse con la lección.

Entre las enseñanzas, destacan que un mujer finlandesa está con el hombre que ella desee, “no son compradas”, al igual hacen énfasis en que todas las mujeres son similares a los hombres.

Todos sus alumnos en este centro de recepción, escondido en la profundidad del bosque, son solicitantes de asilo recién llegados. La miran detalladamente. Algunos de los jóvenes iraquíes, que hablan buen inglés y finlandés pasable, asienten con seguridad.

Otros, en particular los hombres de mayor edad, se miran entre sí con las cejas levantadas mientras las palabras de Johanna son traducidas al árabe para ellos.

“Pero aquí sí puedes ir a una discoteca con una mujer”, dice Johanna alegremente. “Aunque recuerden que, incluso si ella baila con ustedes muy de cerca y está vestida con una falda corta, eso no significa que ella quiera tener relaciones sexuales con ustedes”.

Un adolescente somalí se coloca las manos en la cabeza como si su cerebro no pudiera absorber toda esta nueva información.

“Este es un país muy liberal”, dice con incredulidad. “Tenemos mucho que aprender. En mi país, si tienes sexo con una mujer te matan”.

Un joven de Mali sentado a su lado afirma: “Es increíble. En mi país una mujer no debe salir sin su esposo o su hermano”.

Johanna comienza a hablar sobre homosexualidad y los hombres iraquíes sentados en la fila trasera comienzan a reírse y burlarse.

Si los hombres que llegan de distintas culturas conservadoras no se hacen conscientes de que Finlandia tiene costumbres y reglas que deben respetarse, nunca se integrarán, dice Johanna.

Desde el otoño, cuando Johanna comenzó a dar estas clases, las mujeres solicitantes de asilo se acercan a ella para quejarse de que sus maridos no las tratan de acuerdo con las costumbres finlandesas.

Los hombres también reciben clases de derecho penal para que sepan lo que pueden enfrentar si tocan a una mujer de forma inapropiada.

Estas clases reciben apoyo del ministerio del Interior y de la policía.

Compartir .

Dejar respuesta