Elecciones regionales en Venezuela están “lejos de ser normales”

7

Foto: referencial

(10 de Octubre de 2017. El Venezolano).- Faltan pocos días para las elecciones regionales en Venezuela, las cuales se destacan por estar “lejos de ser normales”, la oposición compite con los candidatos del régimen de manera desigual, según denuncias realizadas.

Un trabajo especial realizado por Reuters, destaca que la carrera para ganar la Gobernación del estado Barinas, el bastión de la familia Chávez, destaca entre las elecciones regionales del domingo, sólo semanas después de que una ola de protestas opositoras sacudiera al país y dejara al menos 125 fallecidos.

El gobernador Argenis Chávez de 59 años, se aferra al legado de su hermano, el difunto Hugo Chávez para tratar de ganar, “en cada concentración que hacemos, Chávez está allí al frente, Chávez guiándonos, Chávez indicándonos el camino, Chávez apoyándonos”.

Mientras que el candidato opositor, Freddy Superlano, de 41 años, le recuerda a la población que “en Barinas, derrotar al Gobierno es derrotar a la familia Chávez, que durante 18 años ha manejado el poder como le ha dado la gana, que ha enriquecido solamente a ese grupo familiar y al pequeño grupo que los rodea”.

Los dirigentes de la oposición quieren que sus desmoralizados seguidores acudan en masa a los centros de votación para revertir la mayoría que tiene el Gobierno de Maduro en 20 de los 23 estados de Venezuela.

Lea también:  Las 10 irregularidades detrás de las elecciones regionales en Venezuela

Mientras que el régimen venezolano quiere minimizar las pérdidas aparentemente inevitables, y promociona los comicios como una prueba contra las acusaciones de dictadura en Venezuela.

Con los votantes enojados por una crisis económica aplastante, las encuestas muestran que la coalición de la oposición podría ganar fácilmente en circunstancias normales. Una encuesta reciente dio a los retadores, que aspiran ganar 18 gobernaciones, el 44,7 por ciento de la intención de voto, frente al 21,1 por ciento para el partido oficialista.

Sin embargo, el Gobierno ha amenazado con prohibir a los candidatos vinculados a la violencia en las protestas. Además, los recursos del Estado se están utilizando para impulsar a los candidatos oficialistas.

Además, la distribución de alimentos subsidiados ha crecido a medida que se acerca el día de la votación, las empresas estatales ofrecen transporte en los eventos y los medios de comunicación oficiales dan una amplia cobertura a los candidatos de Maduro.

Pero la mayor amenaza para la oposición quizás sea la tarjeta electoral electrónica.

A pesar de las elecciones primarias para elegir a un sólo candidato de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el Consejo Nacional Electoral (CNE), de mayoría prooficialista, se niega a modificar la lista de la boleta para reducirla a un nombre.

Todos los candidatos opositores que se inscribieron antes de las primarias aparecen en la boleta, una situación que podría confundir a los seguidores de la oposición y diluir su voto, beneficiando a los candidatos del partido socialista gobernante.

Lea también:  Conferencia Episcopal Venezolana llama a participar en las elecciones regionales

El CNE está usando un nuevo proveedor de máquinas de votación después de que Smartmatic, su empresa por años, lo acusara de inflar los números en una polémica elección de julio de la Asamblea Nacional Constituyente con poderes especiales.

Con todo el manejo y chantaje que pretende el régimen venezolano se arriesga a más sanciones internacionales y podría afectar una frágil mediación en República Dominicana coordinada por extranjeros, y que Maduro necesita para mejorar su imagen internacional.

Después de la elección de gobernaciones, la oposición quiere cambiar la atención al exigir una fecha y garantía de condiciones libres para las presidenciales de 2018 para avanzar en su meta final de terminar con el gobierno socialista.

Compartir .