El país donde realmente manda el cliente

0

Referencial

(12 de septiembre de 2017. El Venezolano).- La vida diaria de aquellos ciudadanos que viven en Japón es mucho más fácil gracias a los esfuerzos de los fabricantes que buscan cumplir con todo los deseos de sus clientes.

“La atención al cliente es algo anclado en la cultura japonesa”, explica Kazuhiro Watanabe, captador de tendencias de consumo en el grupo Nikkei BP. “Aquí, anticipamos sus deseos, y este valor se transforma en objeto, en comportamiento o acción”, destacó AFP.

“Omotenashi” es como se le llama a la hospitalidad japonesa que ofrecen tanto a sus ciudadanos y a los extranjeros que visitan dicho país, y que busca reforzar de cara a los Juegos Olímpicos de 2020.

Los baños públicos, de una limpieza siempre impecable, frecuentemente disponen de un sitio donde ubicar a los bebés mientras la madre utiliza el servicio.

Los supermercados multiservicios abiertos día y noche donde, entre otros, es posible pagar las facturas de electricidad o comprar medias o una camisa de repuesto.

En el peor de los casos, siempre podrá beber un café de paso gracias a unos dos millones de distribuidores automáticos de bebidas desplegados en las calles de todas las ciudades y poblados del país.

Para pagar no es necesario usar monedas, con el smartphone o con una tarjeta monedero electrónica Suica es suficiente.

Los japoneses son muy pragmáticos, el confort, el costado práctico prevalece sobre todo”, señala la socióloga francesa Muriel Jolivet, especialista en Japón, donde vive desde hace más de 40 años.

Además de las comodidades cotidianas, son comunes los objetos insólitos. Una almohada libro para dormir en el trabajo, un ventilador de camisa para los días caniculares o, por el contrario, pequeños calentadores para poner en los bolsillos o pegar sobre la ropa en los inviernos glaciales (“kairo”), o un refrigerador que le avisa que su puerta quedó abierta…

¿Pero, es Japón el país ideal? Todo está tan controlado, se cuida al cliente en todos los aspectos, al punto que “no se le deja hacer lo que quiere, ésta es la otra cara de la moneda”, subraya Watanabe. Y, al estar tan mimados, los nipones son menos autónomos y espabilados que los occidentales, se lamenta.

Compartir .

Dejar respuesta