El mentiroso patológico, por Isaías Márquez

0

Foto: El Universal

(17 de agosto de 2018. El Venezolano).-  El Trastorno de Personalidad Antisocial (sociopatía), consiste en una afección mental en la que una persona no muestra consideración alguna por lo bueno y lo malo, e ignora los derechos y los sentimientos de los demás, sistemáticamente. Las personas con TPA tienden a oponerse a los demás a manipularlos o tratarlos duramente, mediante un indiferentismo cruel (caso de los docentes universitarios y paramédicos, quienes aparte de insumos y dotación, solicitan mejoras socioeconómicas).

No muestra culpa ni desazón por sus actitudes y/o proceder. A menudo, conlleva actos delictivos, tal son los crímenes de lesa humanidad que ahora, tan flagrantemente, se consuman en Venezuela. Aunque es de etiología a precisar, se estima que la carga genética u otros factores, tales como el maltrato infantil podrían contribuir con su desarrollo, así como las personas de padres antisociales o alcohólicos.
Es muy obvio y notorio el hecho de que Nicolás Maduro Moros miente. Y, regodeándose en sus embustes, oculta, magnífica y manipula los hechos a fin de sobrestimarse, soslayando sus errores y responsabilidades.

Las megarealizaciones acerca de las que habla y cacarea, estentóreamente, sabemos que son mentiras programadas y repetidas. Regularmente, de mirada esquiva y pérdida, suda copiosamente, respira fuerte y su boca se reseca y tuerce anormalmente. Análogamente a su tutor, fantasea y divaga sobre materias que debería abordar, formalmente, como por ejemplo: el tema económico y la crisis sociopolítica a causa de las políticas erráticas (dislates) de su administración torpe.

Otra cualidad que le afecta es su EGOCENTRISMO, el cual manifiesta pretendiendo hacer ver un supuesto plan de magnicidio que proviene desde los tiempos de su antecesor, planificado por el imperio del norte o por parte de la oligarquía colombiana. Aparte de diversos sofismas, como el de la Reconversión Monetaria.
Por otro lado, es un presidente antiobrero ya que no discute las contrataciones colectivas, así como los incrementos salariales, cuyo beneficio se evapora desde el día de anunciarlo.

Habla sin meditar y/o razonar por lo que frecuentemente sus actos son rimbombantes y desfasados. Por tanto, el señor presidente maduro ostenta visos de incapacidad física y hasta mental, que debería certificarle una junta médica que designe el TSJ, conforme al Art 233 CRBV. Y, proceda su destitución.

Por Isaías Márquez

Share.

Leave A Reply