El eterno capitán Francesco Totti se despidió de la Roma

1

EFE

(29 de mayo de 2017. El Venezolano).-El histórico capitán de la Roma Francesco Totti, después de 25 años en el fútbol profesional, vivió el domingo en el Olímpico su último partido con su equipo de toda la vida, que pierde a un emblema eterno.

“Ya está. El momento ha llegado”, declaró el “Rey de Roma”, con micrófono en mano y lágrimas en los ojos, después de la victoria 3-2 ante el Génova, que permitió a la Roma ser subcampeona y clasificarse directamente para la fase de grupos de la próxima Liga de Campeones.

Totti, de 40 años, jugó el encuentro número 786 de una carrera de 25 años en la que marcó 307 goles, todos completamente dedicados al equipo de su ciudad, algo que le reconoció esta tarde su hinchada en el acto organizado al finalizar el partido, destacó Ovación Deportes.

Antes del encuentro, una ovación lo acompañó y luego, a cada rato, recibió muestras de afecto. Y por si le faltaba algo a la fiesta final, cuando parecía que el 2-2 era inamovible, el argentino Diego Perotti selló el triunfo en el epílogo y de ese modo la Roma se aseguró el segundo puesto, con un punto más que Napoli que había vencido por 4-2 a Sampdoria más temprano, y así se metió directamente en la próxima edición de la Liga de Campeones de Europa.

Totti, que bien pudo cansarse de conquistar títulos si hubiese sido transferido a algún gigante de Europa (poco tiempo atrás reconoció que en algún momento dudó ante una gran oferta del Real Madrid), se quedó a vivir en la Roma, equipo con el que ganó un Scudetto, 2 Copas de Italia y 2 Supercopas italianas.

Al finalizar el partidoTotti volvió al campo acompañado por su familia y recibió una camiseta número 10 de la mano del presidente del club, el estadounidense James Pallotta.

Cuando saltó al césped fue impactante ver la reacción de los otros dos capitanes del Roma, Daniele De Rossi y Alessandro Florenzi, ambos nacidos y crecidos en la capital italiana, a los que le costaba de manera evidente mirar a Totti en los ojos.

El capitán romanista no pudo contener las lágrimas y paseó durante más de 45 minutos por la pista olímpica que rodea el césped del estadio saludando a sus aficionados.

El último regalo de Totti a sus hinchas fue un balón firmado, en el que escribió “Te echaré de menos”, que lanzó al fondo sur del Olímpico.

Finalmente, el símbolo del Roma caminó hasta el círculo del centro del campo, se quitó el brazalete de capitán y lo entregó a un niño de los equipos juveniles, con un gesto que invitó a sus aficionados a mirar hacia adelante.

Compartir .

Dejar respuesta