EEUU investiga uso de pasaportes venezolanos por radicales islamistas

1
Archivo

Archivo

(03 de enero de 2016. El Venezolano).- Nuevos casos ponen de manifiesto la cobertura dada por Venezuela a la organización Hezbolá, según una información publicada en el diario español ABC este domingo.

La publicación refiere que un iraquí, posible militante de Hezbolá, hizo la petición de un nuevo pasaporte al servicio consular venezolano cuando en febrero de 2015 la policía de Basora fue informada de que el hombre contaba con varios documentos falsos emitidos por las autoridades de Venezuela.

El diplomático venezolano que le denunció relató la conversación, y asegura que el sujeto, conocido como El Tamimy, le amenazó. “No sabes con quién te has metido; ya puedes ir llamando a Maduro y decirle quién soy yo; te vas a quedar sin trabajo”. El funcionario lleva meses fuera de su destino y sin percibir sueldo, asegura ABC.

El paradero de El Tamimy y otras nuevas informaciones sobre los movimientos en Oriente Medio de extremistas árabes con pasaportes venezolanos están siendo investigados por Estados Unidos, que lleva tiempo tras la pista de la cobertura que el Gobierno de Hugo Chávez, primero, y Nicolás Maduro, después, ha prestado a radicales islamistas a través de sus embajadas y consulados y en la propia Venezuela.

También en los últimos meses ha reaparecido en Oriente Medio, Diab Fattah, alguien por el que Estados Unidos ya mostró interés después del 11 de septiembre por haber hecho un curso en una academia de vuelo a la que asistió uno de los pilotos suicidas que atentaron en Nueva York.

Debido a que se encontraba ilegalmente en territorio norteamericano, fue entregado a Venezuela a finales de 2001 con el compromiso de que fuera devuelto para futuros interrogatorios, pero al aterrizar en Caracas desapareció. En mayo de 2015 fue detenido en Jordania, como sospechoso de estar financiando a grupos terroristas.

El uso de los consulados y embajadas de Venezuela en Oriente Medio para facilitar documentación oficial a elementos radicales ya ha sido denunciado en el caso de Ghazi Nassereddine, quien fue consejero en la Embajada de Damasco y se inmiscuyó en la de Beirut. Nassereddine, libanés-venezolano promocionado por Maduro cuando era canciller, fue incluido en 2015 por autoridades en Estados Unidos en su lista de personas de especial interés.

Compartir .

Dejar respuesta