Donald Trump arremete contra migrantes y advierte que su muro los detendrá

1

La Opinión

(13 de marzo de 2018. El Venezolano).- Llamando a los migrantes “escaladores profesionales”, el presidente Donald Trump visitó este mediodía la frontera de San Diego-Tijuana para inspeccionar los ocho prototipos del muro fronterizo y dijo que sería mejor escoger un diseño que permitiera ver hacia el otro lado, que uno totalmente opaco.

“Tienes que poder ver al otro lado, es la preferencia”, dijo Trump mientras visitaba la zona. “Si no, es imposible saber lo que hay allá. Podrías estar a dos pies de distancia de un cártel criminal y ni siquiera darte cuenta”, reseñó La Opinión.

Aunque teóricamente Trump no debía comentar sus preferencias, debido a las reglas de licitación del gobierno federal para contratos como este, el presidente no perdió tiempo para dar su opinión y, además, comentar sus impresiones sobre algo que ya existe en esa zona: un muro fronterizo.

El mismo día de la visita, una nueva encuesta reveló que la mayoría de los estadounidenses se oponen a la construcción de un nuevo muro fronterizo: 60% está en contra y 38% a favor y las preferencias están muy marcadas según el partido. Un 77% de republicanos lo favorecen y 88% de demócratas se oponen. La encuesta es de CBS News.

Es la primera vez que Trump visita este lugar y observa el muro ya existente desde los años noventa. El presidente, obviamente sorprendido por la barda, dijo que era una “barda muy poderosa, pero que no está logrando su objetivo, porque tiene huecos que han cortado en ella”.

Segundos después, charlando con un líder de la Patrulla Fronteriza, Trump se contradijo, cuando este le informó que después que colocaran la barda, la migración indocumentada por ese segmento disminuyó en 95%.

“Los cruces disminuyeron en 95%”, repitió Trump. “Y eso que esta barda es improvisada con las sobras de materiales militares. Lo que necesitamos es un mejor muro. Si no lo tenemos no vamos a tener un país, allá en Mexico tienen muchos problemas”.

Posteriormente, durante una rueda de prensa cerca de los prototipos, Trump dijo que el muro “es la primera línea de defensa, y ahorrará miles de millones de dólares, mucho más de lo que va a costar”. No mencionó que México debía pagarlo, como lo hizo durante su campaña.

Añadió que instaba al congreso a aprobar un presupuesto que incluya los fondos para construir el muro y prohibir los fondos federales a las llamadas “ciudades santuario” que amenazan según él la seguridad del país.

El presidente aprovechó la visita para atacar a California y su gobernador Jerry Brown, de quien dijo “está haciendo un trabajo terrible”.

Como referencia, puso los altos impuestos que pagan las empresas y puso como ejemplo a las propiedades que él tiene en California.

“Tengo propiedades aquí, ni siquiera pienso mucho en ellas”, dijo Trump. “California está totalmente fuera de control, con las ciudades santuario y los criminales que viven en ellas”.

Entretanto, los grupos de manifestantes a favor y en contra permanecieron bien retirados, en una zona de protesta a varios kilómetros de distancia y llevaron a cabo sus manifestaciones sin mayor incidente.

A continuación, el presidente se dirigía a la base de infantería de Marina en Miramar, San Diego, a dar un discurso a los reclutas y en horas de la tarde asistirá a un evento de recaudación de fondos políticos en Beverly Hills que producirá unos 5 millones de dólares para campañas republicanas.

El plato cuesta 35,000 dólares por persona, 50,000 por pareja y 100,000 para sacarse una foto con Trump por pareja.

Lea también: Trump llegó a California para inspeccionar los prototipos del muro que levantará en la frontera con México

Share.