El diálogo, un encuentro de país, por Mario Valdez

0

Referencial / Runrunes

(02 de junio de 2017. El Venezolano).- Todos los días me convenzo más, que el único camino para lograr la paz es el dialogo entre el gobierno y la oposición, inclusive deben ser incorporados otros sectores de la sociedad. Por el camino que vamos con un gobierno a la defensiva reprimiendo sin cuartel y una oposición que no encuentra otra salida que la manifestación pacífica, donde “Los guerreros”, sean puesto a la vanguardia, ya van 60 muertos y centenares de heridos y presos, si a esto no se le da un parao, en cualquier momento se decreta una guerra entre venezolanos. Ejemplos sobran en Centro América todavía están buscando los desaparecidos que dejo la guerra de años pasados.

El balance de la guerra en Siria es desolador, van para 7 años en una guerra que lo único que ha dejado es tristeza y desolación, que lleva 450mil personas muertas, un millón quinientos personas heridas, 5 millones quinientos mil Sirios han tenido que huir del país, el 50 % de las infraestructuras han sido destruidas, entre seis y ocho millones de ciudadanos se han desplazado a otras zonas de Siria.

Si no nos vemos en esos espejos y reaccionamos por el bien de la patria y nuestros hijos, mañana lamentaremos la pasividad.

Que prevalezca la Justicia
Es necesario reflexionar, hay que propiciar el dialogo para crear un Encuentro de País, que tenga como punto central la participación y la inclusión, se respete el Estado de Derecho, valga decir, la constitución y las leyes, para que prevalezca la Justicia. Por ello, considero que gobierno y oposición deben hablarle claro a la gente sobre sus pretensiones y plantear una ruta de acción para solucionar la crisis política que estamos viviendo. Hay que facilitar ese diálogo, proponerse metas concretas y realizables, que se respeten los acuerdos a los que se lleguen, por supuesto deben existir condiciones previas para que esos encuentros puedan tener unos resultados favorables para las partes, y fundamentalmente para el pueblo venezolano que es el que sufre las consecuencias, no como ha sucedido hasta ahora, que no terminan en nada y lo que hacen es desmoralizar a la ciudadanía, que se siente de manos atadas y camino a la frustración.

OEA, una decisión salomónica
La vigésima novena reunión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA), realizada el día de ayer, miércoles 31 de mayo de 2017, en Washington donde participaron 34 países, fue suspendida por falta de consenso para decidir sobre las dos propuestas de resolución planteada sobre la crisis venezolana. Los países de Estados Unidos, Canadá, México, Perú y Panamá, sostienen que el gobierno de Nicolás Maduro debe “frenar la convocatoria de la Asamblea Constituyente en la forma en que está concebida actualmente”, igualmente solicitan que “debe suspender los enjuiciamientos de civiles por tribunales militares”. La otra proposición es de Antigua y Bermuda, quienes también plantean que se deje sin efecto la convocatoria de Asamblea Constituyente y piden la liberación de los presos políticos, el llamado a elecciones de gobernadores y el reconocimiento a la Asamblea Nacional. No se pusieron de acuerdo para tomar una decisión que obligue a Venezuela ha cumplir los acuerdos y las decisiones que debe cumplir como Estado Miembro.

La reunión de cancilleres de la OEA, tomó una decisión salomónica en mi opinión, cuando insta a las partes a dialogar y buscar puntos de encuentro. Ya que si aprobaba la propuesta para que el gobierno del presidente Maduro, frene la constituyente, libere los presos políticos y reconozca a la Asamblea Nacional, lo que iba era a crear una situación de conflicto ya que los representantes venezolanos habían anunciado que desconocerían cualquier decisión que los afectara, porque para ellos no eran vinculantes ni obligatorias porque se habían retirado del organismo.

Es por ello, que los Estados Miembros por consenso decidieron ofrecerle a Venezuela “identificar de común acuerdo, algún curso de acción que coadyuve a la búsqueda de soluciones a su situación mediante un dialogo abierto e incluyente entre los actores políticos y sociales del país para preservar la paz y la seguridad en Venezuela con pleno respeto a su soberanía”.

Un espaldarazo a los ex presidentes mediadores
La resolución de la OEA, en el fondo es un espaldarazo a la iniciativa de dialogo en la que han insistido los ex presidentes José Rodríguez Zapatero de España, Martín Torrijos de Panamá y Leonel Fernández de República Dominicana, para que continúen explorando un entendimiento entre el gobierno de Maduro y la oposición venezolana. La OEA, en el fondo ha dicho que somos nosotros quienes tenemos que resolver nuestros problemas, que los mediadores ayuden al acercamiento entre las partes en pugna, para lograr la gobernabilidad, la estabilidad política y la recuperación económica, que repercute en la salud y la educación. Y así debe ser.

El informe Almagro
El secretario general de la OEA, se ha convertido en la piedra en el zapato para el gobierno de Nicolás Maduro, no ha cesado en su intención de invocar la Carta Democrática Interamericana al gobierno venezolano. Luis Almagro presentó al presidente del Consejo Permanente de los Estados Miembros de la OEA, un informe pormenorizado donde asegura que “Venezuela atraviesa una crisis multidimensional que desde la precariedad de la situación económica y financiera compromete su futuro social y político”.

La decisión tomada por la OEA, no reemplaza la solicitud donde Luis Almagro, invoca la Carta Democrática Interamericana, ya que sigue latente y puede ser discutida y estudiada en otra sesión del Consejo Permanente de la OEA, por eso presentó dicho informe.

Por Mario Valdez

Share.

Leave A Reply