Diálogo en República Dominicana: lo uno o lo otro, por Pastor Heydra

1

(11 de enero de 2018. El Venezolano).- No es como dice el refranero, ni cómo piensa Florido, Borges, Rosales o Henry Ramos que, por ser el tercero, (1 y 15 de diciembre) el intento de dialogo en República Dominicana el 11 y 12 de enero, será el de la vencida.

Algunas cosas han sucedido. El gobierno soltó solo una parte de los 80 presos políticos que prometió liberar, puso en remojo las barbas de los partidos que no participaron como tales en las últimas elecciones y sigue aparentemente cercándolos, tiene una AN y una ANC que no se sabe lo que son, pero allí están; un control absoluto de los poderes nacionales, regionales y municipales, y un cañoneo permanente de agravios contra aquel que ose medio levantar su voz de protesta; el “corralito” bancario funcionando y el precio del dólar por las nubes; la fractura, a ojos vista, de un régimen que nos va conduciendo a una anarquía con el aval y poder de fuego de los verdiolivas, sin planes, ni control, salvo el de los beneficiarios del erario público. Ataca a sus espejos, las agencias noticiosas internacionales (Reuters, AP, AFP, EFE), porque pintan su verdadero retrato. Simple parafernalia.

Están por otra parte las feas verrugas, los desaguisados, el desconcierto y su verdadero entorno; el artículo reflexivo de Ricardo Hausmann con su día “D”; los agudos señalamientos de la Conferencia Episcopal dichos por Monseñor Diego Padrón; el incremento de los saqueos por la búsqueda de alimentos y medicinas; la dura carta de Timoteo Zambrano renunciando a la Comisión de ese dialogo y recriminándole rugosos comportamientos a la inasible dirección de la MUD; la negación de Barboza de presidir la delegación opositora en RD, dejándole ese bulto a Borges; la duda cartesiana de los cancilleres de México y Chile de participar en el, y el escrito de Armando Durán donde analiza las hegemonías en base a un estudio del profesor cubano estadounidense Jorge Domínguez, indicando que desde el paro petrolero de 2002 caminamos a una preponderancia cerrada de aceptación de hecho del régimen, por parte de un sector de la oposición congregado en la MUD, como bien podría terminar ocurriendo en “La Española” de Colón y de Danilo Medina, donde nos toquen la despedida con un merengue, pero al mejor estilo del “Perico ripiao”.

En este perturbado concierto, con su hablar andaluz, Felipe González dijo una verdad más grande que la catedral de su pueblo, Sevilla: “Venezuela tiene el peor gobierno de su historia. Si la oposición no logra mantener los puntos que pidió en las negociaciones en República Dominicana, el diálogo solo beneficiará a Maduro y no a los venezolanos”.

Ese, y no la esperanza trivial, es el barro de la realidad. De allí que haya incredulidad hacía partidos, direcciones, dirigentes, y contrariedad con ese concepto de ideología que retiene solo los hechos que le son favorables y omite los que la contradicen, lo cual a la final no pasa de ser una mentirosa ilusión. Y no es que todo esto sea una caja de Pandora, sino más bien constituye un enorme retroceso de difícil deglución, pues es espinoso encontrar claridad en pensamientos caracterizados por una confusión manipulada y por sus roñosos intereses.

Hay historia de acuerdos de efímera duración como el pacto de no agresión ruso alemana, Ribentropp-Molotov en tiempos de Hitler y Stalin, firmado 9 días antes de estallar la II Guerra Mundial, el cual duraría solo 2 años. Los planes de dominación de los pueblos por la pobreza como ocurrió en Ucrania en 1932, pero en la Venezuela de hoy están dadas casi todas las condiciones para un nuevo 27 de febrero.

En 1989, CAP tenía 25 días en el poder y las arcas del Estado que le entregó su antecesor estaban vacías, y así se lo dijeron sus ministros, en particular Miguel Rodríguez. Su sentido de institucionalidad y respeto a su partido no lo dejaron decir las cosas como eran, y a la final, pasó lo que pasó. Harina de otro costal.

Hoy, un tesoro estatal lleno como el del 2000 se ha ido esfumado, y en los últimos cuatro años lo han hecho polvo cósmico, como lo calificaría el barinés. Por eso uno siente una energía en el ambiente, un… “algo sucederá”. Esperaremos el sábado 13 y allí veremos hacia dónde va la barca, pero no hay dudas de que un algo sucederá. Para bien o para mal.

Cayó el Muro de Berlín en 1989, 28 años después de haber sido construido; se disolvió la URSS en 1991 creada por la revolución bolchevique de 1917, y en Venezuela el caricaturista Rafael Alfonso Guzmán, Ramán, fue vidente cuando publico en El Grafico el 12 de noviembre de 1948 su célebre dibujo titulado “como mango maduro”. El 13 sabremos si habrá de lo uno o de lo otro. La Ucrania del 32 o la URSS del 91. “Perico ripiao” o que se yo.

Share.

1 comentario

  1. Pingback: Diálogo en República Dominicana: lo uno o lo otro, por Pastor Heydra - el Venezolano de Broward

Leave A Reply