Del Petro hacia las monedas comunales, en el marco del drama de la Hiperinflación por Carlos Ñañez

1

Foto: Referencial / La Portada Canada

(07 de enero de 2018. El Venezolano).- Con la creación de este activo virtual, que dista mucho por las características que se asocian con su emisión y la situación de marco evidentemente hiperestanflacionario, que arremete contra el país y amenaza con sumir a los restos de la población en un abismo sin precedentes en la historia reciente del siglo XXI, constituyéndose así tal vez y de manera casi tautológica en el primer evento de hambruna general de este siglo, la creación de este activo virtual luce a primera vista como otro fracaso más o quizás como la alternativa para continuar efectuando de manera perfeccionada un apartheid mucho más eficiente, para continuar distribuyendo la renta petrolera en dólares, entre aquellos que gozan de la cercanía con el régimen de Nicolás Maduro. Las características Dinerarias, expuestas por Jhon Keneth Galbrait, indican que el dinero para ser dinero tiene que cumplir, con cuatro características fundamentales a saber:

  • Tiene que ser reserva de valor.
  • Patrón de cambio de libre curso, respaldado y emitido por el estado y regulado por el Banco Central o la autoridad monetaria.
  • Patrón de medida Contable.
  • Medio de pago diferido, con esta última cualidad el dinero asume un vínculo con la reserva de valor y se yuxtapone el concepto del interés, como factor de inter temporalidad.

Si bien existe el dinero virtual, este no es emitido por ningún país, no tiene origen y existe entre particulares, constituyendo su único vínculo con el concepto de dinero, la capacidad de poseer valor conferido desde la confianza, es decir su característica fiduciaria, eso a lo que los anglosajones llaman Fiat Money. El “PETRO” nombre con el que nace este activo al cual nos referiremos como un activo comercial de cambio, surge en la peor crisis económica que atraviesa el país en sus 207 años de historia republicana, es un acto de soberbia y arrogancia sólo atribuida a la forma de un gobierno totalitario, que atenta contra el estado mismo, es decir una vuelta a las radicalidades de Lenin, quien manifestaba: “Que Sólo el Estado destruiría al Estado y sólo el Derecho destruiría al Derecho”.

Este activo críptico estaría respaldado, no por el Canco Central de Venezuela y las reservas en divisas, sino por las reservas de petróleo, oro, diamantes y coltán con las cuales, cuenta la república, sin embargo establece una valoración contra el dólar, es decir mantiene un poder de paridad con el dólar, cuando se indica que cada “PETRO” tendrá un valor igual al de un barril de petróleo, es decir tendrá un valor a la fecha de publicación de este artículo de 61$ por cada petro, con lo cual la convertibilidad con las demás fuentes de valor queda en interdicción, pues no existe unicidad o criterio de homogeneidad en cuanto a la valoración de este activo virtual y encriptado, por otra parte la emisión de criptomonedas por parte del Estado contraviene lo dispuesto en el art 318 de la Constitución: el cual establece que “ Las competencias monetarias del Poder Nacional serán ejercidas de manera exclusiva y obligatoria por parte del Banco Central, omisis…”y de manera casi inmediata va en contra de lo dispuesto en el artículo 3 de la Ley orgánica de los Hidrocarburos, la cual prohíbe dar reservas petroleras en garantía, con ello se evidencia la muy precaria ingeniería legal e institucional, que se asocia con el Petro.

Definición de una criptomoneda  y  consideraciones puntuales que inciden para  que el “PETRO” no pueda considerarse una criptomoneda:

Las criptomonedas son denominas así por estar basadas en códigos criptográficos puntuales, cripto oculto y grafe de escritura, , estos códigos se presentan de manera oculta, en el caso específico  del Bitcoin, cada bitcoin se asocia a una dirección única perteneciente a una persona , la cual es definida en este proceso como la billetera virtual, la dirección del bitcoin indica que se dispone de la moneda, es una suerte de dirección de correo electrónico, que permite enviar determinadas cantidades de bitcoins, a la dirección seleccionada y de esta manera se tendrá el acceso al dinero al convertirse en la paridad de cambio, deseada. El bitcoin es una moneda virtual que sólo existe en la Web y se utiliza a través de un conjunto de pagos electrónicos, encriptados sin necesidad de mediación de ningún intermediario. Las criptomonedas usan una tecnología llamada Block Chains,  en español Cadenas de Bloques, estas cadenas son generadas por algoritmos criptográficos, como si se tratase de un libro contable digital, encriptado y descentralizado, no depende de ningún servidor, de ningún emisor o de ningún banco, todas las transacciones son verificadas por una extensa red de computadoras sin necesidad de instituciones que compensen o liquiden pagos entre las partes.

Son dinero fiduciario que carece de respaldo, es decir no puede tenerse la cualidad de criptomoneda y respaldar su emisión en reservas de ningún commodity o recurso natural, máximo si sobre el mismo recae la inalienabilidad, artículo 3 Ley orgánica de los hidrocarburos.El valor del dinero fiduciario recae en la confianza.

Otra cualidad que es común a las criptomonedas, es que las mismas no están controladas por ningún Estado, ni por ningún Banco Central, con lo cual se contraviene la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, pues el Banco Central monopoliza de manera exclusiva la acuñación de moneda e impresión de billetes, sus transacciones son anónimas. No son emitidas por ningún país, no tienen país de origen, no son emitidas por el Banco Central y no cuentan con respaldo jurídico alguno. Son plataformas electrónicas que permiten hacer transacciones. Están descentralizadas no dependen de ningún servidor, país o institución para regular su valor. Su condición descentralizada, las convierten en un desafío al poder político y económico global, amenazan al monopolio de los Bancos Centrales y de los Estados, en las facultades de acuñar monedas e imprimir billetes.

Cómo funciona la Red de una Criptomoneda, consideraciones sobre su manejo:

Todo participante de la red bitcoin tiene una billetera virtual o electrónica, que contiene un número arbitrario de claves criptográficas. Se accede a estas monedas a través de una clave pública, obteniéndose la dirección de la moneda encriptada, que funciona como una unidad remitente y receptora para todos los pagos, su clave privada autoriza el pago sólo para ese usuario, las direcciones de las billeteras electrónicas adolecen de información sobre el propietario de las mismas y no requieren contactos con los nodos de la red, para su generación. Estas monedas no son de curso legal, no tienen la obligatoriedad de ser recibidas, en el caso de las monedas de curso legal, es el Banco Central, quien asume funciones como prestamista, cuando el subsistema bancario, presenta algún diferimiento de su liquidez, esta facultad justamente le permite al Banco Central, transmitir la política monetaria de manera eficiente. La criptomoneda usa una cadena de Bloques, la cual se comporta como un banco de datos descentralizado, formado por códigos criptográficos y algoritmos particulares, que evitan su posterior modificación una vez el dato ha sido publicado. Esto permite identificar a los participantes en las transferencias monetarias y asegurar la documentación de los procesos.

El marco legal para el funcionamiento del criptoactivo PETRO, se esboza en la gaceta oficial que regula su funcionamiento y que se presenta a continuación:

Art. 1 Se autoriza la creación de la Superintendencia de Criptoactivos y actividades conexas venezolana, como servicio descentralizado sin personalidad jurídica, administrado, supervisado e integrado a la Vicepresidencia de la República, con capacidad de gestión presupuestaria, administrativa y financiera sobre los recursos que le correspondan, el cual se regirá por lo dispuesto en este decreto y demás normativa que resulte aplicable. Art. 6 La casa de intercambio será la figura que brinde la infraestructura para la negociación secundaria de los criptoactivos (PETRO), donde compradores y vendedores, abrirán y cerrarán posiciones y se podrá realizar el cambio del criptoactivo por el equivalente en Bolívares, de conformidad con el tipo de cambio que en esta se maneje. Asimismo, podrá ser intercambiada por su equivalente en criptomoneda.
 

Art.2. La Superintendencia de los criptoactivos y actividades conexas venezolana, estará a cargo de un Superintendente o Superintendenta, designado por el Presidente de la República.

 

 

 

Art. 7 La Casa de intercambio criptoactivo(Exchange internacional)serán las plataformas que brinden la infraestructura para la negociación secundaria de los criptoactivos PETRO, donde compradores y vendedores, abrirán y cerrarán posiciones, y dónde se podrá realizar el cambio del criptoactivo por el equivalente en moneda fiduciaria de conformidad con el tipo de cambio vigente al momento de la negociación. Asimismo, podrá ser intercambiada por su equivalente en otras criptomonedas.
 

Art.3. El presente decreto tiene por objeto, establecer dentro de las políticas de desarrollo integral de la Nación  de manera licita, las condiciones regulatorias previstas en el Código  Civil venezolano la compra venta de activos financieros, aplicación, uso y desarrollo de tecnologías de Blockchain (Cadenas de Bloques), minería, desarrollo de nuevas criptomonedas en el país, con la finalidad de apostar por una economía capaz de mantener la cohesión social y la estabilidad política.

 

 

 

Art. 8. La colocación inicial se hará a través de subasta o asignación directa, realizada por la Superintendencia de los criptoactivos y actividades conexas venezolana, de conformidad con el número de barriles en reservas otorgadas como respaldo por el Ejecutivo Nacional para el PETRO, así como el número de PETROS que se encuentren en circulación.
 

Art 4.Esta criptomoneda venezolana el PETRO, se trata de Petróleo Venezolano cotizado en la cesta OPEP, así como commododities, entre estos el Oro, el diamante, coltán y el gas.

Cada unidad de PETRO tendrá como respaldo físico, un contrato compra venta por un (01) barril de petróleo de la cesta de crudo venezolano cualquier commodities que  decida la Nación.

 

 

Art. 9 La custodia estará descentralizada una vez que la superintendencia de las criptoactivos y actividades conexas Venezolana haya realizado la subasta inicial y asignado los criptoactivos a los inversionistas.

Art. 5 El tenedor de los PETRO podrá realizar el cambio del valor de mercado del criptoactivo por el equivalente en otra criptomoneda o en Bolívares al tipo de cambio del mercado publicado por la casa de intercambio del criptoactivo nacional.

El tenedor del PETRO podrá realizar el cambio del valor de mercado del criptoactivo por el equivalente en una criptomoneda o por una moneda fiduciaria en los Exchanges Internacionales.

El tenedor de cada PETRO será poseedor de una billetera virtual, la cual será su entera responsabilidad, así como todos los riesgos  asociados al manejo y custodia de la misma.

 

 

 

Art. 10. El funcionamiento y la organización interna de la superintendencia de los Criptoactivos y actividades conexas Venezolana se definirá en su reglamento interno y demás normas de funcionamiento que se dicten al respecto.

 

Esta gaceta no informa de manera suficiente y eficiente, sobre la manera como funcionarán los “PETROS”, no existe regulación de los Exchange y como se estiman las emisiones y tamaño de la demanda y la oferta del precio de acuerdo al valor del activo.

La facultad se transfiere a la Vicepresidencia de la República, violando el principio de independencia y autonomía del Banco Central de Venezuela, si bien no se hacen profundizaciones jurídicas, la emisión del PETRO, representa la colocación de endeudamiento para la república y por ende debe y tiene que estar autorizado por la Asamblea Nacional.

No queda claro el tamaño de la demanda ni de la oferta.

Se respalda el “PETRO”, sobre la base de las reservas de petróleo, en contravención de lo establecido en el art. 3 de la Ley Orgánica de los Hidrocarburos, “Los yacimientos de hidrocarburos existentes en el territorio nacional, cualquiera sea su naturaleza… omisis…pertenecen a la República y son bienes del dominio público por lo tanto inalienables e imprescriptibles”, en tal sentido el art. 4 de esta Gaceta es violatorio del orden prelativo legal.

Igualmente es contradictorio el proceso de cambio de este criptoactivo, en el marco de un esquema de control de cambio.

Encriptar este activo permitirá al régimen establecer una suerte de apartheid o segregación ya en su etapa electrónica, escapándose a la supervisión  mundial y decretando de facto una economía dual, en el cual el mercado negro será un mercado circunscrito, para quien el régimen decida, con lo cual escapan ellos a los males de la hiperinflación, pues se distribuirán la renta petrolera en divisas y emitirán dinero sin respaldo y virtual, para seguir ampliando la brecha de hiperinflación.

El “PETRO” no es una criptomeda, suprime las facultades monopólicas del BCV, las traslada de manera ilegal al Vicepresidente, violando la Constitución, colide con la Ley orgánica de Hidrocarburos y genera entropías innecesarias y mayor fragilidad, para generar la adscripción de una nomenklatura en los procesos de oferta de divisas, produciendo mayor fomento a la hiperinflación y distribuyendo entre quienes, no participan de estas cúpulas cercanas al poder, de mayor pobreza, al imprimir billetes sin respaldo y fijar precios en moneda extranjera, contribuyendo de esta manera a la manutención en el tiempo de esquemas de ruptura de la igualdad, es decir esquemas de iniquidad, en los cuales la isonomía para acceso a este activo sea sesgado y controlado, por la emisión del carnet de la patria, de hecho ya existen experimentos en los Estados Aragua, Carabobo y en la Parroquia Sucre y Municipio Sucre del Distrito Capital, en la cual se está promoviendo el uso de billeteras virtuales, para cancelar bienes de primera necesidad a precios regulados, a través de los comités locales de abastecimiento y producción, (CLAP), esta práctica supone que para tener acceso a estos bienes se requiere contar con la afinidad política al partido, que ejerce el poder, estableciéndose mecanismos de segregación por condición política, así como incentivos perversos de control social.

En cuanto al tema de la emisión de este criptoactivo, el mismo supone un compromiso para la república, es decir es una suerte de colación de deuda, sin contar con la autorización de la Asamblea Nacional, sin ningún respaldo jurídico, en cuanto al manejo de los riesgos derivados y evidentemente sin contar con la certeza, de que el PETRO, será canjeable en la canasta de otras criptomonedas, cuyo proceso de creación basados en algoritmos criptográficos si cuentan con confianza, es decir están respaldadas fiduciariamente.

Si las criptomonedas, como el pretendido “PETRO” atesoran su valor en la confianza es justo preguntarse que confianza puede generar una administración pública que ha incrementado la liquidez monetaria en 1.069%, generando la eclosión de un fenómeno hiperinflacionario en pleno siglo XXI, desatendiendo los más elementales preceptos en materia de políticas públicas para atender el manejo y conducción de la economía, la cifra de inflación estimada para la república es escandalosa alcanza 2.526%. Con una contracción en la actividad económica sin precedentes que ubican la caída del PIB, para el 2017 entre -16% y -18%, estimando una contracción de al menos 12%.

Si se desagregan las cifras los valores de caída de la actividad económica, expresan valores alarmantes en el bienio 2015-2016.

Estas cifras destruyen el reservorio de valor de este criptoactivo “PETRO”, que además es propuesto por el Estado, en desconocimiento avieso de la propia crisis que han generado. En materia inflacionaria la situación es alarmante y el país entró ya en una fase de Hiperinflación, para la sorpresa de muchos y por las causas enunciadas en líneas anteriores, que tienen que ver con la desatención de las realidades monetarias a saber liquidez y coherencia entre base y stock monetario, es decir hacemos hincapié en las variables de carácter intermedio manejadas por cualquier Banco Central.

Carlos Ñañez

Estos esquemas de la conducción y la actividad real y monetaria de la República, dan al traste con cualquier intento por emitir una criptomoneda, cuya simple propuesta es contraria a la existencia del Estado y coloca en entredicho, la facultad monopólica de los Bancos Centrales, para imprimir billetes y acuñar monedas cualidad esta que con la simple evidencia de la conducta en materia de estabilidad de precios, luce abiertamente incoherente y divorciada de los fines del concepto de coordinación y coherencia al cual hacen mención los artículos 318-319 y 320 de nuestra muy cuestionada Constitución Nacional.

Igualmente cuando analizamos el marco legal, la gaceta oficial  hace mención a las casas de cambio y a la convertibilidad de la moneda, asalta la duda sobre el manejo del tipo de cambio, en Venezuela coexisten tres tipos de cambio uno a 10 Bs por $, llamado DIPRO( Divisas Protegidas), otro a 3.500 Bs por $ DICOM ( Divisas Complementarias), cuya última subasta luego de ser estructurada se tuvo que ser desarticulada, por escasez de divisas y el valor del tipo de cambio paralelo a 136.582,17 Bs por $, esta cotización a fecha 06-01-2018, generando una brecha entre el esquema protegido y el paralelo es de 1.365.722%, este esquema que genera distorsiones produce a su vez liquidez monetaria, que no es contenida y que adicionada a la ya emitida para cubrir la brecha fiscal de 30% del PIB, hacen imposible que se sustente el control sobre la inflación y sus terribles consecuencias sociales, con la destrucción de la capacidad adquisitiva del salario en un 96,36%. Con estas realidades de carácter económico nadie en su sano juicio, confiaría en este criptoactivo.

Las Monedas Comunales el clímax de la arrogancia:

La tesis de Lenin, solo el Estado puede destruir al Estado, se hace tautológica en esta política económica aplicada por el régimen de Nicolás Maduro, me refiero a la creación de una moneda real y tangible, pero de características comunales, es decir una moneda cuya circulación libre quede acotada a la comuna de la parroquia de Sucre, ubicada al Oeste de la ciudad capital de Venezuela, el “PANAL”, nombre que le fue conferido por los integrantes de la comuna Alexi Vive, el cambio de esta “moneda” es de un panal por Bs. 5.000. Este intento por presentar a esta moneda de carácter comunal, va en contra de la cualidad de libertad en el curso legal de la moneda, la misma no tiene valor de paridad contra otras especies y su generación es realizada por instancias monetarias de corte comunal, en clara contravención con la facultad monopólica del Banco Central de Venezuela, para la conducción de la política monetaria, esta moneda es simplemente un papel, sin el poder de , que le confiere el BCV, al permitirle ser pagaderas ante sus oficinas, contra activos externos y ser aceptada en todo el territorio nacional como moneda de curso legal y por agentes económicos externos, al ser canjeada a su valor de paridad.

Esta moneda supera en 40%, al tipo de cambio complementario, con lo cual supone una devaluación geo localizada al oeste de Caracas, además de que su uso fuera de este ámbito geográfico y para la adquisición de productos diferentes, a los comercializados por las misiones de desarrollo agrícola urbano está limitado, simplemente no existe. De tal suerte se trata de un engendro, un adefesio en materia monetaria, que intenta acallar el escandaloso cierre de metas inflacionarias y fiscales del año 2017.

Este artilugio, sencillamente no supone ningún riesgo ostensible para el país, más que la necesaria anti fragilidad de la cual se surte el sistema político totalmente insostenible, para continuar en el ejercicio de sus funciones, la emisión el “PETRO” en contrapartida, si genera compromisos de endeudamiento para la República que deben de ser evaluados por la Asamblea Nacional, órgano que ha sido casi que extirpado por la actitud autoritaria del régimen y la evidente e innegable incoherencia de los voceros de la coalición opositora.

Ante tanta tropelía y arrogancia del régimen de Nicolás Maduro, no me queda otra opción que recomendar la lectura de la obra “El Dinero “de  Jhon K. Galbraith y una frase que le viene al dedo a semejante desastre: Se ha dicho que la asociación con el dinero puede fomentar la torpeza política , esa torpeza política se asocia a una evidente e innegable propensión para hacer el mal y producir mecanismos de control social y político basados en la miseria.

Por Carlos Ñañez

Share.