Defendamos al Zulia con Manuel Rosales, por Emiro Albornoz

0

Foto: @unidadvenezuela

(05 de diciembre de 2017. El Venezolano).- El compromiso con la dignidad, el futuro y el progreso del estado Zulia tiene que ser más grande que las animadversiones y antipatías que puedan existir dentro de las propias organizaciones de la oposición democrática contra el hoy candidato a la Gobernación del Zulia, Manuel Rosales, quien ha salido al ruedo a jugársela ante la inexplicable decisión de Juan Pablo Guanipa de renunciar a la Gobernación alegando que no podía juramentase ante la fraudulenta AN. Tenía que ir, así fuera con un pañuelo en la nariz. El pueblo lo iba a entender porque además, en su mayoría, estaba de acuerdo en que asistiera a esa juramentación para no dejar el Zulia en malas manos nuevamente.

Entendemos como lógicas las discrepancias internas en la oposición democrática venezolana, pero esas divergencias no pueden llevarnos a asumir posiciones retrecheras y sin fundamentos lógicos, especialmente en un momento tan importante para el estado Zulia, como es la obligación que tenemos los zulianos de poner a nuestra región en buenas manos que no son otras que las de Manuel Rosales, de quien conocemos ampliamente su excelente labor que abarcó desde la pequeñas grandes obras como las grandes ejecutorias.

Allí están como ejemplo las labores de ornato público de la ciudad de Maracaibo y otras importantes localidades de la región que le cambiaron la faz a nuestra tierra del sol amada. Pero están esas descomunales obras como la Gran Autopista de Occidente concebida no sólo para brindarle a propios y extraños una excelente vía de comunicación desde la cabecera oriental del puente sobre el lago hasta los límites con el estado Lara, un canal de ida y otro de vuelta, que reduce el tiempo de viaje, pero lo más importante, acaba con esa guillotina que es la Lara-Zulia donde miles de seres humanos han perdido la vida producto de accidentes viales. Esta gran obra, inaugurada en un buen tramo por el Gobernador Rosales y proseguida por su sucesor, Pablo Pérez, le fue arrebatada al Zulia por la mafia revolucionaria que desgobierna a Venezuela y apenas se han visto algunos adelantos después de varios años de tenerla paralizada inexplicablemente.

Pero también están como demostración de la buena obra de Manuel Rosales la amplia estructura educativa ejecutada en la ciudad capital y en todas las regiones del Zulia, con excelentes edificaciones de dos plantas, dotadas de acondicionadores de aíre, de materiales didácticos para la realización plena del hecho educativo y de todos los servicios necesarios para el buen funcionamiento de dichos establecimientos. Estas edificaciones fueron el final de los llamados “gallineros” que eran las soluciones ideadas por el gobierno nacional para atender la infraestructura educativa del Zulia. Digno de destacar es lo realizado por Rosales en materia sanitaria con la construcción de excelentes hospitales ambulatorios el rescate de edificaciones de salud, como el hospital General del Sur, para nombrar solamente uno de los más emblemáticos.

Rosales fue un gerente de verdad. Vivía en la calle supervisando obras con lo cual se garantizaba no solamente la ejecución de las mismas en los tiempos previstos para evitar el encarecimiento innecesario, sino la calidad en la construcción de estas.

Comparemos la obra de Rosales con la de Arias Cárdenas, contando con todo el apoyo del gobierno nacional en tiempos de grandes ingresos por la venta del petróleo, y realmente no existe parangón alguno. De Arias se conoce la inauguración chimba de obras que habían quedado inconclusas en el gobierno de Pablo Pérez, como la autopista Tres, Lo que sí se sabe es de grandes negociados hechos a la luz del gobierno, conducta similar en esta gestión mal calificada como revolucionaria. Allí tienen como ejemplo la PDVSA que ahora “sí es de todos”.

No quiero hablar ni nombrar el otro candidato, el de Nicolás Maduro. Pero sí puedo afirmar que representa al régimen de Maduro y ya sabemos qué podemos esperar de una gestión, Dios nos salve, de ese caballero. Sólo me atrevo a decir que San Francisco, mi tierra, es un gran basurero y eso lo observo cada vez que voy a esa a visitar familiares y amigos. No podemos esperar mayores cosas de él.

Por eso invito al pueblo zuliano a votar masivamente. No nos quedemos en casa. No atendamos las exhortaciones a abstenernos. Contra este régimen la única arma que tenemos es el voto y si lo sabemos cuidar, triunfaremos. Es mentira que en las elecciones de Gobernadores triunfó el régimen. Triunfó la abstención que hizo que más de nueve millones de electores, mayoritariamente opositores, se quedaran en sus casas.

No podemos darle a este régimen disoluto y oprobioso el manejo de un estado tan importante como el Zulia. Todos por Manuel Rosales. Defendamos al Zulia.

Por: Emiro Albornoz

Share.

Leave A Reply