DACA: Epidemia de deportación amenaza el sueño de muchos

7

Foto referencial

(15 de Septiembre de 2017. El Venezolano).- En la actualidad, innumerables familias centroamericanas viven en estado de angustia permanente, padecen una especie de shock colectivo, por el fantasma de la separación, que cada día se convierte en una realidad, tras la decisión del presidente Donald Trump, de revocar la Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, mejor conocido como DACA, por sus siglas en inglés.

Maryorie González, realizó un reportaje especial sobre este programa migratorio que amparaba a 800 mil soñadores del terror de la deportación, aunque la suspensión se hará efectiva dentro de seis meses para forzar al Congreso a encontrar una alternativa.

Recordemos que los dreamers llegaron a Estados Unidos siendo apenas niños, traídos por sus padres con el fin de brindarles oportunidades de crecimiento y superación. Ellos no conocen otro sistema, otro estilo de vida, aunque sus raíces son latinas, su identidad es americana y sus aportes han sido ampliamente expuestos por prestigiosas empresas estadounidenses como Facebook o Apple, que solicitaron al presidente no rescindir del programa, advirtiendo las consecuencias económicas y humanas de una decisión así.

Según la periodista Sandra Ramón, es necesaria una ley migratoria integral que proteja a las familias de la deportación. “Desde hace 26 años se ha hablado de lograr dicha reforma, sin embargo, hasta el 2012 no se había concretado nada al respecto, hasta que el expresidente Barack Obama, creó DACA”, tras la incapacidad del Congreso de ofrecerles una solución legislativa que regularizase su situación en el país.

Foto: Referencial / Wilfredo Allen

Por su parte, el abogado de inmigración Wilfredo Allen, considera que la responsabilidad de crear leyes en esta materia no es de ningún presidente, sino del Congreso.

En este sentido, el Fiscal General, Jeff Sessions, consideró inconstitucional el programa por ser, a su juicio, una extralimitación del poder ejecutivo.

En un discurso abiertamente antiinmigrante, Sessions afirmó que la “amnistía” migratoria ejecutiva “negó empleos a cientos de miles de estadounidenses permitiendo que esos mismos trabajos fueran a extranjeros ilegales”. En términos deplorables también calificó a los dreamers como “aliens ilegales adultos principalmente”. 

Lea también: Donald Trump niega acuerdos con demócratas sobre DACA

Para la periodista Sandra Ramón, el anuncio, supone un fuerte golpe para la comunidad inmigrante de Estados Unidos, especialmente porque fue retratado por la Casa Blanca como una decisión que prioriza los empleos y la seguridad de los “trabajadores ciudadanos estadounidenses”, como señaló Trump, quien también agregó que “antes de preguntarnos qué es justo para los inmigrantes ilegales, debemos de preguntarnos qué es justo para las familias estadounidenses, para los estudiantes, para los contribuyentes y para los que buscan empleo”, puntualizó.

Foto: Referencial / Elizabeth Blandon

La vicepresidenta del Comité de Expertos en Inmigración de la Florida, Elizabeth Blandon, está en desacuerdo con la posición discriminatoria del presidente, al señalar el valioso aporte de estos jóvenes que han contribuido con su trabajo y talento al crecimiento de Estados Unidos.

“Los dreamers residen principalmente en California, Texas y Florida, qué casualidad que estos últimos dos estados, afectados por Harvey e Irma, requieran de jóvenes capacitados, bilingües y con permiso de trabajo para su reconstrucción”, señaló.

A juicio de la especialista en inmigración, es mucho lo que se puede hacer desde el Congreso, el problema es que no ve la disposición para esos cambios. “La verdad, no espero mucho de Washington D.C, pero es importante que sepan que la ley ofrece muchas herramientas para ampararlos, siendo creativos. Trump ha hecho 40 órdenes ejecutivas en muy corto tiempo, así que por qué critican la orden de Obama quien protegió a los dreamers a través de Daca en su momento”.

Foto: Referencial

En opinión de Blandon, el Congreso debe generar una ley donde se emitan permisos de trabajo renovables para los dreamers, que no pueda ser modificada por la llegada de un nuevo mandatario, sino que se le dé continuidad. “Y en caso de que eliminen el programa, el asilo puede ser el Plan A para los afectados”.

Están activadas las alarmas de la deportación

La abogada de inmigración explicó que en este momento las políticas migratorias son sumamente severas, están deteniendo personas que nunca antes hubiesen sido apresadas en el pasado. La orden presidencial tiene su efecto, por lo que los afectados deben acudir a un experto en inmigración y quienes no disponen de tiempo, pueden consultar el sitio web AVVO, donde los clientes pueden contratar los servicios de abogados de inmigración, por ciudad.

Los dreamers no tienen ningún tipo de garantía de que no los deporten luego de vencido el permiso, sin embargo, una opción válida para quienes estén en peligro, posean hijos y vivan desde hace más de 10 años en Estados Unidos, es solicitar la cancelación de la deportación, porque si ganan el caso, pueden convertirse en residentes. Por ejemplo, obligar a un joven venezolano de DACA a regresar al país, con la grave crisis que presenta, puede evitarse.

Hay que proteger a las familias completas

El abogado de inmigración, Wilfredo Allen, espera que el Congreso pueda generar en 6 meses una ley que proteja no sólo a los dreamers, sino a sus padres y hermanos mayores, que no pudieron aplicar al programa y no cuentan ya con ningún tipo de protección.

“Es una realidad que las familias están siendo divididas ante la rigurosidad de la política migratoria de Trump. Nadie habla de esto, es lamentable pero la cantidad de clientes venezolanos y colombianos que están siendo deportados en este momento es impresionante. El 100% de los casos de negativa de asilo acuden a mí por asesoría y la realidad es que sus casos no son sustentables”, manifestó.

El abogado ve como positivo el hecho de que tanto republicanos como demócratas estén de acuerdo en buscar una solución para amparar a estos jóvenes, contrario a lo que ha sido la política migratoria de Trump, que se ha intensificado en estos últimos 6 meses.

Allen recordó que las autoridades del cumplimiento de las leyes de inmigración, ICE realiza deportaciones diarias a países como Venezuela, México y Colombia. Advirtió que los inmigrantes ilegales ya no están viniendo de México a Estados Unidos como antes, por el temor a ser detenidos, antes de ser deportados. El 90% de quienes llegan a este país por la frontera, sin documentos, pierden los juicios estando ya privados de libertad.

“Tan sólo en el período 2015-2016 llegaban en balsa desde Cuba 72 mil personas, este año 2017 esas estadísticas llegaron prácticamente a cero”. El especialista en inmigración informó que “hay países que tienen políticas de inmigración más liberal, como Australia y Canadá, donde las personas pudiesen emigrar buscando un futuro mejor”.

Foto: Referencial

Allen considera que todos los países están en su derecho de ejercer mayores controles fronterizos, en su opinión, Estados Unidos debería eliminar la ayuda económica a naciones como Nicaragua, que siguen registrando delitos de corrupción. En el caso específico de Venezuela, advirtió que el número de solicitudes de asilo se ha disparado de manera alarmante en los últimos meses, debido a la grave crisis que atraviesa el país.

Aunque las esperanzas de los soñadores están centradas ahora en lo que pueda decidir el Congreso, Trump desmintió este jueves haber logrado un acuerdo con los líderes demócratas, para brindar protección legal a los jóvenes indocumentados, tal y como habían asegurado el miércoles.

Recordemos que desde el 5 de septiembre de este año no se procesan nuevas solicitudes de DACA, es decir si un inmigrante no está protegido no podrá acogerse al programa. Trump afirmó que “la pelota está en el tejado del Congreso”.

Analistas políticos consideran que con esta decisión la administración de Trump se protege de la amenaza que hizo un grupo fiscales de estados conservadores y opuestos a DACA, encabezados por Texas y el gobernador de Idaho, que prometieron demandar al gobierno si no eliminaba el programa.

Foto: Referencial

Para Obama “estos dreamers son norteamericanos en sus corazones, en sus mentes, en todos los sentidos, excepto uno: en el papel”.

Y así lo han reflejado los diferentes testimonios de los jóvenes soñadores, que luego de una vida en Estados Unidos se enfrentan a la posibilidad de la deportación, o de la separación de sus seres queridos, toda vez que no cuentan con una política migratoria integral que ampare a todos los miembros de la familia. Las protestas en Estados Unidos se han hecho sentir en contra de esta medida.

Tras conocerse la noticia, el gobierno mexicano anunció apoyo a los dreamers a través de becas de estudio y créditos para jóvenes emprendedores, en caso de que tengan que regresar al país. La Asociación Nacional Financiera en México, adelantó que otorgarían créditos para que los jóvenes no pierdan tiempo en función de facilitarles el proceso de adaptación, según aseguró la Embajadora Reina Torres.

Un artículo revela que en la encuesta más grande de beneficiarios de DACA (más de 3,000) ellos están pagando impuestos, comprando automóviles, comprando casas y creando negocios. Casi todos tienen un trabajo o están estudiando. Es decir, tienen una vida ya establecida en este país.

Actualmente, el Congreso debate diferentes propuestas migratorias, entre las que destaca un proyecto legislativo que ha conseguido el respaldo de Trump y que propone reducir a la mitad el número de inmigrantes que consiguen la residencia permanente, permiso conocido como “green card” (tarjeta verde).

No todo está dicho, son muchas las personas que se han sumado a esta campaña en protección de unos jóvenes que aún mantienen vivo el sueño americano, demostrando cada día, su valía y amor por el país donde crecieron. Los dreamers tienen algo que no lo da un papel: el enfoque, la superación y el crecimiento, en medio de la adversidad.

Redactado por: Maryorie González

Share.