Cuestionamiento total, por Isaías A. Márquez Díaz

0

(Foto: Reuters)

(06 de Junio de 2018. El Venezolano).-No por coincidencia, así como tampoco por mediatismo, sino por convicción plena muy ostensible, pero existe un cuestionamiento u objeción, consensual, hacia el desenvolvimiento del ciudadano Nicolás Maduro Moros en sus funciones como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, que se acentúa y reconfirma tras su reelección presidencial durante los comicios del 20/5.

Cuestionamiento que proviene de instituciones tanto nacionales como internacionales ya que los errores y hechos en los que incurre, consuetudinariamente, tales como: corrupción, violación de DDHH más el de la CRBV, no permiten prestarse a equívocos y/ o confusiones.

Su actitud de soslayo ante las críticas y objeciones, así como de la crisis humanitaria en que se halla Venezuela, mal podrían propiciar comentarios positivos acerca de su gestión tan controvertida por lo mediocre de la misma.

Ahora, el caso Venezuela por crímenes de lesa humanidad se halla ante la OEA, remitiéndose, argumentadamente, a la Corte Penal Internacional.

Se toma, a la cañona, seis años más de ejercicio (2019-2025) y se juramenta ante la AN como “presidente reelecto”, en acto que debía efectuarse el 10/1/2019, producto de unos “comicios presidenciales” que no cuentan con el reconocimiento de numerosos países y organismos internacionales.

En consecuencia, continúa su condición de ilegitimidad presidencial, que contrae en el ejercicio actual por las razones ya expuestas en diferentes entregas y/o reseñas.

El señor Maduro tendrá que hacer un esfuerzo muy grande a objeto de propiciar una reputación que le haga pasar a la historia como un presidente capaz y exitoso al frente de una crisis sociopolítica muy delicada por los intríngulis de su naturaleza, cuya atención debería iniciar en función de la crisis humanitaria que ha pretendido obviar.

Para colmo, EUA solicita que nos expulsen de la OEA.

Por Isaías A. Márquez Díaz

Share.

Leave A Reply