¿Cuánto poder pierde Nicolás Maduro con Diosdado Cabello? por Pedro Benítez

0

 

Al Navio

(22 de junio de 2018. El Venezolano).-En teoría, según el argumento del régimen chavista-madurista, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) tiene poderes ilimitados. Incluso por encima del mismísimo presidente, quien hace casi un año se subordinó a ella. De ser así, Diosdado Cabello, que ahora preside la ANC, es hoy más poderoso que Nicolás Maduro. Pero la realidad es bien distinta. El poder en Venezuela lo tiene quien posea el respaldo del Alto Mando militar y el control de los cuerpos de represión. Esos los tiene Maduro. No obstante, la ANC es una ficción que puede perturbar, y mucho, al poder real. Pero en las dictaduras siempre hay un solo dictador, no dos. De lo contrario uno eliminará al otro.

Corría el año 2013, presidía la Asamblea Nacional (AN) venezolana (por entonces de mayoría chavista) Diosdado Cabello, que a su vez ya era vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). En medio de una situación de mucha tensión política por los cuestionamientos que la oposición hacía a la validez de los resultados electorales de abril de ese año, según los cuales (en números del Consejo Nacional Electoral, CNE) Nicolás Maduro derrotó por estrecho margen al candidato de la unidad opositora, Henrique Capriles, Cabello organizó una golpiza por parte de la mayoría chavista en el Parlamento contra algunos de sus colegas opositores, en pleno salón de sesiones. El hecho fue de una violencia inusitada y transmitido por las cámaras de televisión.

Los parlamentarios que resultaron más afectados físicamente por la agresión, con visibles heridas sangrantes en los rostros, fueron María Corina Machado (en ese entonces la diputada más votada del país) y Julio Borges, dirigente del partido Primero Justicia.

Al lector no acostumbrado a la realidad política venezolana este recuento le puede sonar insólito e inverosímil. A los venezolanos que entonces lo vieron luego por distintos medios también. Nunca antes en la vida parlamentaria venezolana había ocurrido algo parecido, con excepción del “Asalto al Congreso” en 1848, un suceso sangriento que sólo recordaban los historiadores.

En muchos Parlamentos del mundo se han dado incidentes donde la extrema tensión de inflamatorios discursos y disputas reglamentarias han provocado que del enfrentamiento verbal se haya pasado al físico. Pero lo novedoso de aquel incidente es que el acto de violencia fue organizado por el propio presidente del Parlamento.

Diosdado Cabello nunca se disculpó por lo ocurrido. Ni siquiera negó su autoría. Todo lo contrario, se complacía en manifestar a viva voz que era el más radical de todos los chavistas. El enemigo de cualquier diálogo con los adversarios políticos a quienes ha calificado por años de traidores y “vendepatria”.

Con ese talante dirigió la Asamblea Nacional por cuatro años, llegando a ordenar arbitrariamente el desafuero de María Corina Machado y quitándole el derecho de palabra a los diputados opositores sin respetar el reglamento de debates de la Cámara.

Cuando en diciembre de 2015 la oposición ganó dos tercios de las bancadas de la AN, Cabello (antes de que se constituyera la nueva mayoría) organizó los días 23 y 24 de ese mes dos atropelladas sesiones para designar nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a fin de evitar que lo hiciera el nuevo Parlamento.

Por Pedro Benítez

Share.

Leave A Reply