Contra el Plan Conejo, Plan Iguana, por Emiro Albornoz

1

Archivo

(21 de Septiembre de 2017. El Venezolano).- A este cronista le gustaría meterse dentro de la cabeza de los “adalides” de esta porquería que llaman revolución para ver qué carajo es lo que hay en realidad allí dentro. Estoy casi seguro que sesos no hay y eso lo demuestran a cada rato con sus disparates expuestos en cadena nacional en la creencia que la están botando de jonrón.

Recientemente, y  concretamente el martes 12 de septiembre, el presidente Nicolás Maduro expuso a los venezolanos la puesta en marcha del Plan Conejo, una muy “novedosa” idea surgida de la  BRILLANTE testa del flamante Ministro de Agricultura Urbana y Jefe plenipotenciario de las cajas CLAP inmersas en una descomunales denuncias de corrupción, para hacer frente a la escasez e alimentos y a la “guerra económica impuesta por los Estados Unidos”.

Me imagino a Freddy Bernal haciendo el papel de Sam Bigotes o El Coyote  tratando de ganarle una a Bugs Bunny, buscando agarrarlo para ponerlo como padrote que pueda garantizar unos conejos tan inteligentes como el de la suerte y así obtener unos ejemplares superiores que sean capaces de reproducirse más rápidamente con pesos de marranos.

Pero como los dos pensadores se percataron que existe un problema cultural con el conejo y es que la gente no está acostumbrada a comerlos sino a criarlos y tenerlos como mascota, cosa que comprobó el propio Freddy Bernal al darse cuenta que los primeros conejos que entregó para la reproducción y posterior uso como alimentos, los encontró con unos lacitos puestos cuando fue a inspeccionar su gran propuesta, yo le propongo a Maduro que cambie el Plan Conejo por el Plan Iguana que puede dar mejores resultados y convertirnos en importadores de carne de iguana.

No crean que es broma. La carne de las iguanas es muy parecida a la de pollo y otras aves de corral. En cierta oportunidad, visitando unos amigos en Mene Mauroa, estado Falcón, donde en unos ríos que atraviesan la zona existen unas iguanas gigantes, de todos colores, desde verdes hasta grises, rojas revolución, y pare de contar. Pues resulta que sirvieron en el almuerzo un plato que creí era pollo esmechado y sabía bien sabroso. Al culminar el almuerzo me preguntaron si me gustaba la iguana y si había comido algina vez su carne porque había comido iguana.

La iguana hembra, Presidente Maduro y Ministro Bernal, pone alrededor de 80 huevos una vez que se aparea con el iguano, y muchas de ellas ni siquiera necesitan tener su macho pues se pueden reproducir sin él. Algunas llegan a medir entre  1.5 y 2 metros  pueden pesar de 4 a 9 kilogramos, en contraposición a un indefenso conejo que no sobrepasa los dos y medio kilos (Bernal Dixit).

Lo que olvidaron las dos eminencias grises del régimen es decirnos a los venezolanos que vivimos en apartamento, que debe ser algo así como la mitad de la población o más, de qué manera vamos a criar conejos en estos lugares residenciales si no tenemos patios donde los mamíferos roedores  puedan montar sus cuevas y así tener un hábitat donde se puedan multiplicar.

Pero bueno, si el Plan Conejo, que bien mereciera ser nominado a los Premios Nobel , va a dar los mismos “positivos” resultados de las areperas socialistas, la ruta de las empanadas, los gallineros verticales, los cultivos organopónicos, las panaderías socialistas, Agropatria, las haciendas productivas confiscadas convertidas en fundos zamoranos,  y cuanta locura se le haya podido venir a la cabeza de estos brutos bajo la presunción de alcanzar la soñada soberanía alimentaria, bienvenido el Plan Conejo.

Ahora es cuando falta ver brillantes ideas como ésta.

Escrito por: Emiro Albornoz 

Share.

1 comentario

  1. Pingback: Contra el Plan Conejo, Plan Iguana, por Emiro Albornoz - el Venezolano de Broward

Leave A Reply