Conmebol investigará supuesto soborno en Copa América 2007

1
sede conmebol

Referencial

(11 de octubre de 2016. El Venezolano).- La Confederación Sudamericana de Fútbol ordenó una investigación sobre el proceso de adjudicación de la sede de la final de la Copa América de 2007.

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, señaló en un comunicado de prensa que “investigará y buscará hacer justicia con respecto a las denuncias” del exalcalde de Maracaibo, Giancarlo di Martino, sobre un presunto pago a los exdirectivos Nicolás Leoz y Eugenio Figueredo, con el fin de darle a esa ciudad la final del torneo, destacó EFE. 

“Condeno enérgicamente la corrupción del pasado que tanto daño le ha hecho al fútbol sudamericano. Dentro de nuestro compromiso con esclarecer las cuentas y hacer justicia, he ordenado investigar a fondo estas graves denuncias”, indicó Domínguez en un comunicado.

La semana pasada Di Martino declaró que tuvo que pagar un millón de dólares a directivos de la Conmebol para que la final de la Copa América 2007 se jugase en la ciudad venezolana.

Di Martino señaló a Eugenio Figueredo, vicepresidente de la Conmebol en aquel entonces, como principal interlocutor de la negociación, época en que el ente futbolístico estaba presidido por el paraguayo Nicolás Leoz, ambos involucrados en un escándalo de corrupción que sacudió a la FIFA en 2015 al ser acusados por la justicia de EE.UU. de recibir millonarios sobornos y comisiones.

El paraguayo Leoz y el uruguayo Figueredo quedaron involucrados en el escándalo de corrupción que golpeó a la FIFA en 2015, luego de ser acusados por la justicia de Estados Unidos de recibir sobornos a cambio de contratos por los derechos comerciales de torneos internacionales.

Leoz se encuentra en prisión domiciliaria en Asunción desde junio de 2015 y espera su extradición a Estados Unidos para ser juzgado por diferentes delitos financieros atribuidos a su presidencia, desde 1986 hasta abril de 2013.

Figueredo, por su parte, se encuentra en Montevideo, procesado por sobornos presuntamente recibidos de empresas comerciales que adquirieron los derechos de transmisión televisiva de la Copa América.

Compartir .

Dejar respuesta