Comunistas asaltantes y desvergonzados, por Emiro Albornoz

0
Foto: Captura

Foto: Captura

(26 de octubre de 2016. El Venezolano).- El brutal asalto al que fue sometida la Asamblea Nacional de Venezuela, depositaria de la voluntad popular este domingo recién transcurrido, por parte de las hordas y fuerzas de choque que lidera Nicolás Maduro para utilizarlas como punta de lanza contra la oposición democrática en su empeño de desconocer la voluntad popular expresada en las urnas el pasado seis de diciembre del año 2015, cuando le dio una amplia mayoría calificada a los candidatos opositores que les permite controlar la corporación legislativa, no causó sorpresa a nadie. Sencillamente porque son métodos utilizados por los regímenes totalitarios a lo largo de la historia, y éste de Maduro, a pesar de haber sido electo por los venezolanos, actúa dictatorialmente.

Particularmente, este cronista ya lo había previsto en artículo publicado en este diario el 29 de junio del presente año a escasas horas de producirse una sesión del parlamento nacional convocada para destituir los magistrados nombrados de forma express por la AN moribunda de mayoría madurista cuando prácticamente finalizaba el mes de diciembre y, con él, su periodo de cinco años durante los cuales dominaron a su antojo esa institución y cedieron sus facultades al presidente mediante leyes habilitantes.

Espectáculo triste, doloroso. Unos bárbaros que avergüenzan a Venezuela ante el mundo capitaneados por Jorge Rodríguez, el misógino y misántropo Alcalde del municipio libertador que no ha superado aún dolorosos hechos del pasado con la muerte de su padre en un calabozo de la vieja policía política de la década de los setenta, pero que no hubiera sucedido si éste no hubiera incurrido en andanzas criminales con su comunista partido la Liga Socialista que asaltaba bancos, asesinaba policías y guardias nacionales y secuestraba ciudadanos, como el caso del industrial norteamericano Willliam Frank Niehous, vicepresidente ejecutivo de la transnacional del vidrio Owen Illinois, a quien tuvieron secuestrado (Qué crimen más monstruoso que un secuestro?) por espacio de tres años, muy lejos de su esposa e hijos.

Pero bien bueno que haya sucedido este vil y criminal asalto a la AN, que hizo rememorar los hechos sucedidos más de 168 años atrás en el Congreso Nacional cuando era Presidente de la República José Tadeo Monagas, quien ante una eventual decisión de la Cámara que lo dejaría fuera del gobierno, ordenó a sus bandas de asalto, parecidas a las rojas rojitas de hoy, irrumpir la sesión dejando como resultado varios congresistas muertos, de uno y otro bando, así como otras personas que se encontraban presentes.

Diputados europeos y el representante enviado por el Papa Francisco a la mesa de un presunto diálogo que ha propuesto el régimen, acosado por la impopularidad casi que absoluta ante el pueblo venezolano, y el mundo entero pudieron ver en vivo y directo la barbarie de los grupos armados y violentos que ampara el régimen, porque la sesión salía al aire por los distintos medios digitales que transmitían la sesión.

A mi parecer, ha sido uno de los peores errores que han cometido los facciosos y sediciosos “próceres” de la revolución madurista (ya de Chávez nadie se recuerda porque no es más que un lamentable episodio del pasado ) porque han abonado más el camino de la aplicación inminente de la Carta Democrática y de sanciones de otros organismos internacionales a los cuales está suscrito nuestro país que terminarán considerando al régimen de maduro como un gobierno forajido por el irrespeto reiterado a los más elementales derechos humanos y por sus amenazas al sistema democrático, su negativa a realizar un referendo revocatorio contemplado en la Constitución como un derecho inalienable de los venezolanos, en su afán de imponer una dictadura comunista en Venezuela.

Por Emiro Albornoz

Compartir .

Dejar respuesta