Compra de electrodomésticos ahora es un sueño inalcanzable en Venezuela

0
Foto: El Estímulo

Foto: El Estímulo

(27 de noviembre 2015. El Venezolano).- Debido a los altos niveles de inflación, el poder adquisitivo y las posibilidades de muchos venezolanos se han reducido al mínimo. La compra de viviendas y vehículos es una utopía y lo mismo ocurre con los artículos electrodomésticos, básicos para cualquier persona y que tan sólo hace dos años estaban al alcance de todos.

Lea también: Inflación venezolana ha subido más de 3000% en el Gobierno chavista

Susana Fernández, periodista de oficio, se quedó sin nevera hace cuatro meses debido a los constantes cortes de electricidad no programados, reseña El Estímulo. Para reemplazarlo, necesita Bs 440.000, lo que cuesta un nuevo refrigerador en una tienda como Daka a principios de este mes. Y esta cifra, representa una pequeña fortuna.

Gracias a la solidaridad de un vecino, que le prestó una nevera, marca Friomix, de metro y medio, sin congelador, la periodista ha podido solventar durante las últimas 16 semanas, mientras no compre el motor de 1/3 que necesita su refrigerador Philips de dos puertas para funcionar otra vez.

Este repuesto usado, según publicaciones del portal web de ventas Mercado Libre, oscila entre Bs 30.000 y Bs 80.000, un incremento de entre 400% y 1.233,33% con respecto a los Bs 6.000 que pagó la joven por su nevera hace 7 años.

Fernández sostiene que “es lamentable que el venezolano se endeude, no para comprarse un equipo nuevo porque en este país eso ya no es una opción, sino para comprar una pieza que de paso es usada. Nunca más volveré a comprarme una nevera si la situación económica no cambia”.

Sin embargo, la compra de un motor usado no le garantiza a Susana, de 25 años y quien gana un poco más de dos salarios mínimos -Bs 26.140-, que su nevera funcione por mucho tiempo según un técnico consultado.

La gravedad del asunto es que la situación se está convirtiendo rutina para muchos venezolanos y el caso de Fernández se repite en casi todos los hogares venezolanos. Como en el caso del psicólogo Rafael Santoyo, cuyo refrigerador marca LG se averió también a consecuencia de los múltiples bajones de luz registrados en Caracas.

Para comprar otro equipo igual, tendría que pagar Bs 490.000, de acuerdo con una publicación en Internet, de manra que optó por reemplazar la pieza quemada que le costó, con la mano de obra, el equivalente a lo que cobraba en agosto por un mes de trabajo (Bs 15.000).

“Es impactante que una nevera valga más que lo que me costó mi apartamento de 60 metros cuadrados en el este de Caracas hace 6 años -Bs 420.000- y que mi camioneta Ford EcoSport año 2006 hace dos años -Bs 250.000-”, expresó.

Share.

Leave A Reply