Cocaína de Venezuela, por Antonio Urdaneta Aguirre

1

Archivo

(16 de mayo de 2017. El Venezolano).- ¿Cuántas toneladas de cocaína han llegado a otros países, procedentes de Venezuela, durante los 18 años de “revolución”? Es bastante difícil saberlo, porque es el régimen quien conoce bien el asunto y lleva la cuenta. Pero sí llama la atención el hecho recurrente de dicho tráfico. Es público y notorio que Hugo Chávez proclamaba, con orgullo castrorevolucionario, que su sistema de inteligencia y contrainteligencia era inédito en Venezuela. Afirmaba que era el más eficiente de Latinoamérica. Decía, en tono amenazante, que tenía penetrados “hasta los tuétanos” a los sectores que se le oponían. Comúnmente se comenta que nuestro pueblo es de “memoria corta”; sin embargo, como el régimen se encarga, 24 horas al día, de recordarnos la satánica imagen del teniente coronel golpista con cierta tendencia al terrorismo nazi, a la gente le cuesta olvidar a quien sembró la semilla del hambre en Venezuela.

Por eso la gente se pregunta: ¿por qué un servicio de inteligencia tan efectivo, actúa con tanta ineficiencia al momento de enfrentar el gran negocio de la droga? Negocio que fue muy próspero en la época del comandante eternamente muerto. Nadie ha podido responderse esa interrogante, pero el instinto de la sospecha, desde entonces, ha tejido muchas conjeturas poco favorables a los “revolucionarios”. Es obvio que, entre los “defendibles” legados de Chávez, una supuesta actitud complaciente con los cárteles del narcotráfico ha debido continuar. La opinión pública ha visto en Nicolás Maduro al heredero infalible del castrocomunista fallecido. ¡También en su corto período de cuatro años ha sido burlado por los grandes empresarios del narcotráfico, entre ellos los llamados narcosobrinos!

El más reciente alijo de drogas, una vez más de cocaína, ha sido incautado en España; una embarcación cargada con más de dos toneladas de ese estupefaciente, procedente de Venezuela, precisamente. Considero que es tiempo de pedirles cuentas a los cinco jerarcas del régimen que parecen los más poderosos. Por lo menos son los que más “delitos” le atribuyen a la oposición. Se supone que son los jefes que más vinculados están al “más perfecto y efectivo” servicio de inteligencia y contrainteligencia de la “revolución”.

Me refiero a Nicolás Maduro, Tareck El Aissami, Nestor Reverol, Vladimir Padrino López y Diosdado Cabello. Es factible que estos señores puedan decirle al país el nombre del capo que está detrás del negocio de la droga que, desde Venezuela, llegó a España. Son ellos los únicos, en primer lugar, que pueden tener a la mano toda la información. Si los asociamos a ellos, dado el poder que ostentan, con los mandos de la inteligencia y la contrainteligencia del régimen, tendríamos que gritar a los cuatro vientos: ¡nadie sabe más de drogas que Maduro, El Aissami, Reverol, Padrino y Cabello! ¡Se las puse bombita!

Por: Antonio Urdaneta Aguirre / @UrdanetaAguirre

 

Compartir .