CLAP la herramienta del régimen venezolano usada para fortalecer su control político

1

(12 de julio de 2018. El Venezolano).-  La crisis humanitaria en Venezuela cada día aumenta, y el régimen de Nicolás Maduro se aprovecha de esto para fortalecer su control político. 

Incluso distorsiona los programas de suministros de alimentos para usar estos como una herramienta política para manipular y controlar a la población venezolana.

Según lo reseñado por La Patilla, la colapsada economía de Venezuela, con una disminución del PIB de alrededor del 45 por ciento en los últimos cuatro años y una inflación anual que alcanza más del 40,000 por ciento , ha creado una población venezolana cada vez más vulnerable.

Esto, a pesar de la crisis económica y humanitaria sin precedentes, el régimen continúa rechazando la ayuda del exterior e impone políticas malintencionadas que solo deterioran aún más la economía. Como parte del libro de jugadas del ex presidente Hugo Chávez, Maduro está fortaleciendo un sistema subsidiado de distribución de alimentos motivado políticamente llamado Comités Locales de Suministro y Producción., o CLAP.

La ayuda alimentaria proporcionada a través de los CLAP es una respuesta desesperada y estratégica a la escasez desenfrenada de alimentos y la pobreza en Venezuela. El país ha visto su índice de pobreza explotar desde el 55 por ciento en 1998, cuando Chávez llegó al poder, hasta casi el 90 por ciento en la actualidad.

Siguiendo el legado de Chávez, el régimen de Maduro ha seguido implementando políticas altamente ideológicas que socavan la producción agrícola, sucumbiendo a una consecuencia conocida como la enfermedad holandesa.

La producción de petróleo puede desplazar a otros sectores, lo que, en una economía no diversificada, da como resultado una dependencia excesiva de importaciones más baratas en lugar de productos nacionales.

Lea también: ¡Deprimente! Salario mínimo del venezolano son 89 centavos de dólar

Además, el gobierno impone estrictos controles de precios, lo que perjudica aún más a los productores y conduce a una escasez extrema. El régimen no ha podido controlar la inflación, que ha desintegrado la economía de Venezuela. Como resultado, muchos venezolanos pobres ahora dependen de las entregas CLAP para poner comida en la mesa.

Estas entregas, que están compuestas casi en su totalidad de productos importados, generalmente consisten en los alimentos más básicos, principalmente harina, arroz, aceite y azúcar. Casi la mitad de la población dijo que el CLAP se ha convertido en una parte “esencial” de su dieta.

Sin embargo, esta estadística oculta patrones problemáticos cuando se desglosa por partido político. Mientras 83 por ciento de los votantes pro Maduro dicen que CLAP es su principal fuente de alimentos, solo el 14 por ciento de los independientes dicen lo mismo. En consecuencia, mientras que el 73 por ciento de los votantes pro Maduro tienen acceso a tres comidas al día, solo el 54 por ciento de los independientes pueden decir lo mismo.

Lea también: ¡Increíble! El precio del atún cubre casi todo el salario mínimo integral

Share.

1 comentario

  1. Pingback: ¡Régimen hambreador! Ministro colombiano denunció que entramado de los CLAP opera desde Europa

Leave A Reply