Circo sin pan, por Emiro Albornoz

0

Foto: BBC

(9 de agosto de 2018. El Venezolano).- Qué triste espectáculo el que estamos presenciando los venezolanos con este gobierno disoluto y corrupto de Nicolás Maduro que fracasado hasta los término de considerársele un gobierno fallido por no haber satisfecho las expectativas  de los venezolanos que votaron por él creyendo en sus promesas, apela a cualquier marramucia para tratar de sostenerse aun cuando los pies son de barro y se desmoronan.

Este cronista, incrédulo desde un primer momento ante las informaciones oficialistas en torno al presunto atentado contra Nicolás Maduro llevado a efecto e día sábado 4 de agosto cuando se realizaba un acto en homenaje al aniversario de fundación de la Guardia Nacional, la misma que Hugo Chávez se propuso eliminar porque fue una de las fuerzas armadas que le impidió concretar su criminal y terrorista golpe de estado del 4 de febrero de 1992,inusual y sospechosamente llevado a efecto en la Avenida Bolívar de Caracas.

Por cierto a estos zánganos se les olvidó el acto terrorista que escenificaron el 4 de febrero de 1992 cuando comandados por ese brutal asesino de Hugo Chávez, a quien quieren ensalzar como un Dios, utilizaron las armas y los equipos militares que la nación pone en manos de los soldados para la defensa de la soberanía nacional y de la democracia para asaltar el poder, el gobierno democrático que se había dado el pueblo de Venezuela, ocasionando la muerte de cientos de soldados y decenas de civiles inocentes, así como la destrucción de edificios  e instalaciones militares con daños multimillonarios a la nación.

Pero más suspicaz y receloso  me siento después de la intervención de ayer, en cadena de medios radioeléctricos de Maduro, a través de la cual presentaron unas presuntas pruebas que no son concluyentes y unos presuntos responsables con imágenes difuminadas que hablaban de cómo los habían captado o reclutado para tal acto criminal.

Desde un primer momento cuando escuché las declaraciones del ministro Reverol según las cuales el atentado con unos drones contra el Presidente de la república, cuya vida y las de los miembros que se encontraba en la tribuna presidencial jamás estuvo en peligro porque estos artefactos los hicieron explotar lejos del sitio presidencial a través de francotiradores oficiales, albergué serias dudas sobre la naturaleza del presunto atentado.

El alto funcionario, quien debiera ir a los Estados Unidos a pedir colaboración para esclarecer el caso, habló , sin  ningún tipo de pruebas, de un kilo de C4 en los drones, un material explosivo que de haber sido cierto la pura onda expansiva hubiera causado numerosos pérdidas de vidas y daños serios a las estructuras cercanas, según lo expresa la literatura a la cual acudimos para conocer sobre las consecuencias de un arma letal como ésta.

No voy a abundar más sobre el tema porque resulta que la mayoría del pueblo venezolano no creyó desde un primer momento en las versiones oficiales, como tampoco aceptó ayer las versiones del presidente Maduro según el movimiento de las redes sociales que son un espejo de lo que piensa la sociedad venezolana sobre el caso.

Sostengo que se trata de un gran circo montado por el régimen y el G2 cubano experto en estas prácticas totalitarias para distraer a la población y hacerla olvidar de la grave situación de hambruna que estamos viviendo, la cual ha hecho que más de cuatro millones de venezolanos, jóvenes en su gran mayoría hayan huido del país en los últimos años para buscar oportunidades y futuro seguro para ellos y sus hijos en otros confines.

Lo único que esta práctica revolucionaria, que data de la Roma imperial con grandes espectáculos como combates de gladiadores, carreras de cuadrigas, luchas de hombres condenados a morir en la arena a mano de las fieras y hasta representaciones teatrales, era completada con entrega de alimentos a las graderías como una gran herramienta de control social.

Esto se conoce como la política del pan y circo, frase inventada por el poeta satírico Juvenal, quien vivió cien años antes de Cristo, para expresar su desprecio hacia los ciudadanos romanos que no se interesaban por las cosas sustantivas de la nación y se dejaban comprar por unos mendrugos de pan y el espectáculo circense.

Cuenta la historia que luego de las luchas de los gladiadores, a los triunfadores les sacaban a la arena unas hermosa mujeres como premio y allí mismo realizaban escenas sexuales, las cuales causaban la emoción de las gradas donde se repetían o escenificaban los mismos actos sexuales.

Un Emperador, famoso por su moralidad, Catón, el Censor, odiaba  esos espectáculos pero se veía obligado a asistir al circo porque la plebe lo exigía, pero entraba y se tapaba la cara con la túnica para no ver la depravación de ese momento.

Lo del sábado 4 de agosto fue un gran circo , pero sin pan, porque aquí en Venezuela lo que hay es y hambre pareja y lo que viene es peor cuando vemos anuncios de organismos económicos que están fijando la inflación en un millón por ciento para finales de años.

Pero sí ha sido bueno este circo para iniciar una cacería de brujas como fue lo ejecutado ayer por la ilegal Asamblea Nacional constituyente que violando la Constitución y usurpando funciones que son exclusivas de la legítima Asamblea Nacional,  allanaron la inmunidad parlamentaria de los diputados Juan Requesens y Julio Borges, como autores intelectuales del presunto magnicidio.

Por Emiro Albornoz. 

 

Share.

Leave A Reply