Carta a los electores venezolanos, por Emiro Albornoz

0

Referencial

(21 de agosto de 2017. El Venezolano).- Si a algo le teme el régimen comunista que ha destruido a Venezuela, convirtiendo un país de gente con oportunidades para el crecimiento social, en una nación de indigentes que esperan las miserables bolsas de carbohidratos que reparten cada cuando, a precios que ya hoy son inalcanzables para la mayoría de la población que gana salario mínimo, es a un pueblo votando.

Por eso dirijo esta carta a todo el pueblo venezolano, a los opositores del régimen de Nicolás Maduro que son una indiscutible mayoría, y al escaso porcentaje de compatriotas que por alguna razón aún le dan la confianza a este atrabiliario gobierno basados en la esperanza que es lo último que se pierde y en lo cual los revolucionarios de pacotilla han sido muy buenos explotando este sentimiento.

Entiendo que un buen número de venezolanos que invirtieron tiempo y esfuerzos en acudir a las últimas manifestaciones democráticas, del mes de abril hasta el día final de la fraudulenta asamblea nacional constituyente, hoy se encuentran apáticos y muchos expresan que no quieren ir a votar porque sienten que todo está perdido, que el régimen se salió con la suya y no hay fuerza que lo saque del poder.

Eso es precisamente lo que andaban buscando desde las salas de situaciones que tiene montadas el régimen por todos lados, y la razón del descomunal fraude cometido por el CNE al anunciar su rectora presidenta que habían votado más de ocho millones de venezolanos inscritos en el registro electoral permanente fue con la más clara intención de hacerle creer al pueblo venezolano que el organismo electoral, así como fue capaz de cometer esa estafa, ese pillaje, esa bribonada con la constituyente, igual sucederá con las elecciones regionales.

Y esa es una de las principales razones, amigos venezolanos, por las cuales Nicolás Maduro ordenó a la constituyente que hicieran el anuncio de adelanto de las elecciones de Gobernadores para el mes de octubre, lo cual el CNE acató muy obediente y disciplinadamente, porque están confiados en que una buena parte del pueblo que rechaza al régimen no acudirá al llamamiento a las urnas y los candidatos del oficialismo podrían ganar unas cuantas gobernaciones por la abstención, lo cual jamás podría darse si la gente acude a votar masivamente como lo hizo el seis de diciembre del año 2015, cuando salió vergonzosamente derrotado el régimen en las elecciones parlamentarias que le dieron una mayoría calificada de 112 diputados a la Mesa de la Unidad Democrática.

Vamos a votar todos, y si te llegan preguntando si vas a votar en el mes de octubre, porque hasta la fecha exacta de la consulta electoral el gobierno la tiene secuestrada y nadie sabe la razón, dí que sí para que veamos cómo se van en pupú los revolucionarios de imaginarse que sean arrasados en todas las gobernaciones del país, con lo cual pondremos en evidencia el fraude del CNE del 30 de julio.

Pero es importante que estemos convencidos que el fraude de la constituyente lo pudieron cometer porque la oposición no participó en ese estropicio y no tuvimos, como era lógico, representantes en las mesas en calidad de presidentes, secretarios o testigos por los diferentes partidos de la MUD, así como tampoco la realización de las auditorías a las máquinas de votación ni ninguna de las actividades de vigilancia del proceso y cuidado del voto, desde el primero que se introduce hasta el último.

Ahora, en las regionales, con nuestros candidatos a Gobernadores, tendremos los representantes de la oposición acreditados en las mesas de votación, cuidando los votos con los que realmente comenzará la cuenta agónica del ´régimen al salir derrotado en cada una de las gobernaciones del país.

Es la oportunidad de oro. No la desperdiciemos. No atendamos a las voces agoreras de siempre que aún siendo opositoras llaman a la abstención para servirle en bandeja de plata un triunfo al régimen de Maduro y con ello un segundo aire que tanto necesita.

Pongamos en trance al régimen comunista y que les dé el ahogo de saber que son minoría muy bien definida para que quede en evidencia de fraude del 30 de julio, y esa noche de los resultados veamos nuevamente a una de las rectoras del CNE pasándose el dedo por el cogote como señal a los suyos que habían sido apabullados en las parlamentarias.

Vamos a sacarlos a punta de votos democráticos.

Por Emiro Albornoz

Share.

Leave A Reply