Bienvenida la crítica, por José Bucete

0
CRITICA

Referencial: elfonografo

(19 de enero de 2016. El Venezolano).- Los venezolanos hemos sido víctimas de una ola de rumores, controversias y especulaciones los últimos días. Supuestas peleas internas en el oficialismo, Maduro contra Diosdado, éste contra el señor Padrino López. Cambios de ministros, de vicepresidente, nombramiento de magistrados, etc. Supuestas acciones de parte del gobierno para desconocer la recién electa Asamblea Nacional. Cambio de leyes de forma express.

Supuestas peleas internas en la MUD, conflicto para escoger al nuevo presidente y junta directiva de la Asamblea Nacional con mayoría democrática ahora. Los ciudadanos en un constante vaivén de noticias, mensajes de cadenas a través de los teléfonos celulares, mensajes de seudónimos por las redes sociales; al final la gente de preocupación en preocupación, pero perdemos muchas veces el foco de lo importante.

Recuerdo a principios de 2015, cuando la misma ola de rumores se sembró en la colectividad, pero con otro objetivo, dividir a los que con mucho esfuerzo había decidido unirse: la oposición no va a ir unida a las elecciones; no van a tener tarjeta única para las elecciones; no van a tener candidatos únicos; van a escoger escondidos en una oficina a los candidatos a diputados por que no quieren primarias. Pues bien, todas esas tesis gubernamentales fueron no solo desmentidas, sino derrotadas por el accionar del sector democrático de Venezuela.

Hoy los rumores son otros y con otros objetivos, el principal: tratar de minimizar el golpe moral y político en las bases oficialistas que saben lo mal que terminó la jornada electoral y lo cuesta arriba que significa recuperar lo que algún día fue ese inmenso capital político. También, el generar una expectativa confrontacional que ayuda a desviar la atención de lo que a todas luces parece una tormenta perfecta, un coctel de estancamiento económico, inflación galopante, desabastecimiento y desempleo abundante.

Urge que no cambiemos el rumbo que nos ha traído tan lejos en la búsqueda de mejoras sustanciales y de cambios tan anhelados por el país entero. Es indispensable mantener la mirada fija en la pelota y no darle swing a cualquier “bola mala’’ que el gobierno nos quiera lanzar. Es inminente no divorciarse de los problemas y por ende de la gente, de esos millones que decidieron dar su confianza a un nuevo esquema político. La alternativa democrática y así como todos los ciudadanos que sentimos que el 6D ganamos con el cambio, seamos  distintos, seamos consecuentes y sobretodo que seamos transparentes de quien a todas luces se divorció de su electorado y decidió (por lo menos hasta este momento) no reconciliarse, sino profundizar su agonía, cosa que por demás es injusta con su militancia.

¿A quién beneficia los rumores o las constantes críticas? El gobierno ha venido desde ya hace algunos años controlando la información, y ha instalado tecnologías que permitan la rápida y fácil difusión de mensajes claramente programados y tácticamente diseñados para desvirtuar realidades, desorientar a la población con la creación constante de escenarios, minimizar impactos electorales o electoreros, acentuarlos cuando de la oposición se trata; así como ha logrado mediante difusión de mensajes crear matrices de opinión para generar fricciones en la oposición. Mejor dicho, el gobierno por tener una hegemonía comunicacional se beneficia directamente de todo esto.

Pero, ¿Se vale criticar? Absolutamente, no solo que es válido, sino necesario e importante, pero que nuestra critica sea constructiva, no una simple crítica bizantina. Si somos diferentes, pues debemos ser capaces de disentir, discernir y criticar, la crítica orientada a la construcción ayuda a corregir y avanzar. Mientras a un sector del país el poder y la falta de crítica por parecer infalibles; a otro sector la crítica los ha hecho madurar y avanzar, sin llegar a ser perfectos.

Escrito por: José Bucete

Compartir .

Dejar respuesta