Ausencia de Maduro y crisis en Venezuela captan la atención en Cumbre Iberoamericana

0

Reuters

(29 de octubre de 2016. El Venezolano).-  La XXV Cumbre Iberoamericana que se efectúa en Cartagena, Colombia cuenta con la participación de 22 jefes de Estado y Gobierno de América Latina y Europa.

Una de las cosas que más llamó la atención en el inicio de esta cumbre es la ausencia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien había confirmado su participación el pasado viernes, en representación del mandatario acudió la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, reseñó El País.

Rodríguez explicó que Maduro no pudo acudir porque presuntamente debía recibir en Caracas a los enviados del Vaticano que participarían en el diálogo entre el Gobierno y la oposición pautado para este domingo.

Lea también:  “Diálogo” entre Gobierno y oposición ahora será en Caracas

Entre tanto, ni la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), organizadora del evento, ni la anfitriona Colombia, a través de Presidencia y Cancillería,  hicieron un pronunciamiento oficial sobre la ausencia de Maduro.

Durante el encuentro la crisis política, social y económica que vive Venezuela ha sido planteada durante los días previos a la cumbre y en algunas intervenciones relevantes de los jefes de Estado y cancilleres de la región.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuzcynski, durante su intervención indicó que “es muy difícil tener una reunión como esta sin hablar de los temas delicados de la región como los del país vecino”, en referencia a Venezuela.

A su juicio, el país sufre “una tremenda crisis económica, de derechos políticos y humanos. No hay ningún afán en intervenir en otros países ni existe afán ideológico, pero sí queremos que los países iberoamericanos progresen y no retrocedan”.

Por su parte, la canciller de Argentina, Susana Malcorra, aseguró que existe una preocupación general por la situación, “Venezuela afecta a toda la región. Hay una crisis de índole económica, política y hay una crisis de abastecimiento. Todo esto nos preocupa. La suspensión del revocatorio ha escalado las tensiones. Venezuela necesita una salida de sus problemas a través del diálogo. La situación está lo suficientemente delicada y frágil como para no echar leña al fuego. Los ánimos están muy caldeados, hay que intentar no caldearlos más. No pensemos que hay salida milagrosa que importar de ningún lado ni que va a caer del cielo”.

Compartir .

Dejar respuesta