#AmnistíaYa, por Ana Karina García

0
Agencias

Archivo

(12 de enero de 2016. El Venezolano).-  Desde 1999 este régimen viene cometiendo violaciones de derechos humanos y además usando como práctica sistematizada la persecución, el amedrentamiento y la “justicia” para callar las voces disidentes y mantenerse en el poder. Al pasar de los años esas prácticas fueron incrementándose y haciéndose más visibles para los venezolanos y para el mundo, convirtiendo nuestra constitución en letra muerta, no sólo de hecho, sino que también por ejemplo denunciamos la convención interamericana de DDHH, se irrespetan las decisiones de los organismos internacionales como las de la comisión de detenciones arbitrarias, entre otras.

Cada año de revolución, tiene sus historias de persecución y presos políticos, porque debemos entender que no todo perseguido político  es preso político, sin embargo ambos se encuentran en una situación violatoria de sus derechos humanos y fundamentales, por lo que se debe para poder retomar la democracia en nuestro país y la reconciliación nacional, indemnizar y resarcir lo sufrido.

Por lo planteado anteriormente nace la propuesta de crear una ley de amnistía, pero ¿qué es esto?, es aceptar la existencia de unos hechos, entendiendo que los supuestos penales no fueron cometidos, pero como sociedad olvidamos, para iniciar un camino de unión nacional, ya que se entiende que las acusaciones que concuerdan con los hechos planteados en la ley son netamente políticos.

Ahora bien, una de las grandes debilidades de la amnistía en cualquier época y lugar del mundo,  es que sino está bien echo, se corre el riesgo de que casos donde realmente se cometieron los supuestos penales entren en la amnistía, por esa razón en el proyecto que se ha venido trabajando deben existir tres supuestos concurrentes, es decir, simultáneos para poder presentarte como beneficiario de la misma, los cuales son:

  • Cumplir con las características de un perseguido o preso político.
  • Que los hechos por los cuales estás siendo acusado o condenado estén tipificados en la ley.
  • No haber cometido ninguna violación a los derechos humanos

En la propuesta se comprenden hechos desde 1999 hasta hoy, para que de esta forma podamos involucrar no sólo a los presos del 2014, que fue masiva y visible, sino aquellos casos que fueron olvidados por el tiempo o que no fueron conocidos en la opinión pública.

Es importante que entendamos que la posible aplicación de este proyecto no sólo pasa por la aprobación de nuestra nueva asamblea nacional, sino que luego depende de los jueces la aplicación de la misma cuando un venezolano se presenta como beneficiario de la ley, por lo cual la Victoria no es solo su aprobación, sino la presión o concientización del sistema judicial para que podamos recuperar la justicia en nuestro país y también resarcir las muertes de miles de venezolanos que murieron a manos de la inseguridad como política de estado o a manos de la represión.

Hemos dado un paso con la mayoría de la Asamblea Nacional, pero es mucho lo que nos queda por delante para alcanzar la transformación de nuestro país y lograr La Mejor Venezuela.

Por: Ana Karina García / La Patilla

Compartir .

Dejar respuesta