Alcaldía de Maracaibo, o la joya de la corona, por Emiro Albornoz León

0

Archivo

(11 de agosto de 2017. El Venezolano).- Observando y analizando las últimas actuaciones del régimen comunista que destruye a Venezuela en contra de la Alcaldía de Maracaibo, pareciera entenderse que esta institución, con su Alcaldesa Eveling Trejo de Rosales, se ha constituido en lo que se pudiera llamar una de las joyas de la corona en pos de la cual andan los revolucionarios de pacotilla.

Se trata de un sistemático ataque que va desde el cerco financiero al negarle los recursos que constitucionalmente le corresponden a esa corporación municipal entre los que se encuentran las regalías que obligatoriamente tiene que transferirle por ley PDVSA, traslado de los fondos por parte de la presidencia de la república para cumplir con el pago de los aumentos de sueldos decretados por Nicolás Maduro, hasta la utilización de sindicatos paralelos y grupos de trabajadores pensionados y jubilados de algunas para municipales cuyos alfiles o peones nosólo se dan a la tarea de tomar constantemente las edificaciones municipales, sino que han llegado al extremo de causar destrozos contra la fachada y zonas interiores del edificio sede de la Alcaldía en el centro de la ciudad, como lo sucedido hace apenas unas ocho semanas cuando destrozaron el costosísimo frontis de vidrio de la institución.

Con fecha 11 de julio del año en curso, la Alcaldía de Maracaibo fue despojada de sus atribuciones y competencias, muy bien establecidas en la Ley de Régimen Municipal, de la recolección de desechos domésticos e industriales, a través del Instituto de Aseo Urbano y Domiciliario (IMAU), así como de la dirección y administración de una institución emblemática para la ciudad como es el Cuerpo de Bomberos.

Entre las razones que aduce el TSJ para determinar la intervención de las dos empresas para municipales, dice que… “Tomando en cuenta las circunstancias que acontecen en el municipio Maracaibo del estado Zulia, referidas a los servicios públicos de aseo urbano y domiciliario y la inoperatividad del cuerpo de Bomberos, en aras de garantizar los derechos constitucionales a la salud, la vida y a la integridad física de la población residente y circulante de dicho municipio, así como para preservar la prestación permanente y oportuna y eficaz de los referidos servicios públicos , se acordó -como medida cautelar- hasta tanto se decida el fondo del asunto atinente a la demanda que en protección a los derechos colectivos de ese municipio, cursa ante esta Sala, que la Gobernación del estado Zulia a cargo del ciudadano Francisco Javier Arias Cárdenas, ejercerá de forma directa la prestación del servicio de aseo urbano y domiciliario y del cuerpo de bomberos de Maracaibo”.

Indiscutiblemente que el TSJ para nada toma en cuenta las múltiples razones por las cuales la Alcaldía de Maracaibo no puede prestar un servicio totalmente eficiente de aseo urbano, como fueron aquellas decisiones del ex Alcalde Di Martino una vez que dejó de presidir esa institución al ordenar a Corpoelec que sacara del cobro de la factura eléctrica todo lo correspondiente a los serviciospúblicos que presta la Alcaldía, con el único fin de sabotear la gestión de la nueva autoridad municipal lo cual hizo que la Alcaldía utilizara recursos fiscales propios para poder cubrir los costos operativos de ese y demás servicios que presta a la ciudadanía porque, sencillamente, le quitaron a los contribuyentes la facilidad de cancelar sus obligaciones con la entidad municipal.

Y si en realidad hubiera privado el ánimo de resolver el problema del servicio de aseo urbano para bienestar de la colectividad, pues entonces ayuden a la Alcaldía consiguiendo los recursos que se necesitan para que obtengan los equipos como camiones compactadores y otras maquinarias, porque los dólares los tiene es el régimen, resolviendo el problema del relleno sanitario y otras trabas que permitan el mejoramiento ostensible de tan importante servicio.

Pero no. El objetivo es causar daño político aún a sabiendas que los grandes perjudicados con estas tretas son los pobladores de Maracaibo, como beneficiarios del servicio de aseo urbano.

Todo se trata de una especie de venganza del régimen porque no han podido ganar, ni ganarán jamás, elecciones para designar Alcalde en la ciudad capital del estado Zulia, la segunda más importante del país, y aunque no lo reconozcan, en medio de todo el sabotaje, las presiones, la gestión de la Alcaldesa Trejo de Rosales sigue siendo bien evaluada por la ciudadanía porque el pueblo de Maracaibo no come cuentos.

Con anterioridad habían intervenido la Policía de Maracaibo, acción que ya lleva más de tres años, también con las excusas más rocambolescas, y hasta la fecha no hay señales de que la administración y dirección de este cuerpo policial sea devuelta, a pesar que es la ciudad la que sigue pagando la nómina de ese cuerpo.

La verdad es que si se tratara de lograr la prestación de más eficientes servicios, ya debieran haber intervenido y pasar a manos de la Gobernación a Hidrolago por el desastroso y pésimo desempeño en el manejo de la red de conducción de las aguas servidas que han colapsado por todos lados de la ciudad donde se observan a diario verdaderos ríos de aguas negras con las consecuencias nefastas que esta situación tiene para la salud de los vecinos. Asimismo, por la precaria situación del servicio de agua potable que no llega más del sesenta por ciento de la población.

Pero no. El propósito es sabotear a ver que queda de ello, pero el tiro les sale por la culata porque este régimen es rechazado, en todos los estados, en todas las ciudades y en los más alejados pueblos del país, por más del 90 por ciento de los venezolanos que hoy día claman por un cambio de gobierno que conduzca nuevamente a Venezuela por los senderos del progreso y desarrollo que tanto merece el pueblo.

Por: Emiro Albornoz León / emiroalbornozl@gmail.com

Share.

Leave A Reply