2016 será peor que el 2015, por Emiro Albornoz

0
Referencial

Referencial

(07 de enero de 2016. El Venezolano).- En realidad, las fiestas de recibimiento del nuevo año 2016, quienes pudieron realizarlas en medio de la insoportable crisis económica que acogota a los venezolanos que llegó a hacer inalcanzable la compra de un pan de jamón, y mucho menos un jamón ahumado que llegó a alcanzar precios de un salario mínimo, en algunos casos, en medio de una aparente alegría y el júbilo que por siempre hemos demostrado en estas festividades tradicionalmente, podemos decir que la procesión iba por dentro.

Este cronista sabe de mucha gente que se abstuvo de comprarse un estreno: profesionales de una clase media que la revolución se encargó de extinguir gracias al propósito del iniciador de esta catástrofe, Hugo Chávez Frías, de que todos teníamos que ser iguales, pero hacia abajo, en lugar de facilitar las cosas para que la gente emergiera de abajo hacia arriba, como sucedió en la Venezuela de la muy vilipendiada cuarta república, cuando cualquier persona nacida en los estratos más pobres, si tenía voluntad y ganas de echar palante, estudiaba y obtenía su título universitario o de Técnico Superior y accedía al campo de trabajo, y en poco tiempo podía decir que tenía para da una cuota inicial de una vivienda, de un vehículo, adquirir electrodomésticos a plazos, o fiados, como decimos acá en Maracaibo, e iniciar una vida familiar.

Cuesta trabajo decir algunas verdades porque de pronto lo consideran a uno como especie de aves de mal agüero, pero cuando nos abrazábamos para darnos el “feliz año”, sabíamos que se trataba solamente de un decir, porque hasta los más desprevenidos saben que este año 2016 nos va a hacer que le pidamos al 2015 que vuelva, que ya es mucho decir.

Todo indica que la escasez o desabastecimiento de los más esenciales productos alimenticios que consumen los venezolanos para sobrevivir, se va a agudizar porque el régimen, quebrado como está, gracias a su política comunista de controlar sin revisar, de expropiar, de incautar, confiscar cuanto le viniera en gana, violando el artículo 115 de la Constitución que habla de la propiedad privada, y de no atender a tiempo las necesidades o requerimientos de divisas de lo industriales y empresas de todo orden que requieren de éstas para poder llevar adelante su actividad de producción de bienes y servicios, como está obligado a hacerlo por haber impuesto un control de cambio, trastocó a Venezuela entera.

Conindustria habla de más de seis mil empresas quebradas y cientos trabajando a mínima capacidad de producción. Consecomercio da cifras espeluznantes de más de 400 mi establecimientos comerciales, medianos y pequeños, quebrados, con sus lamentables consecuencias en la creación del fantasma del desempleo. Los productores agropecuarios han visto venir abajo su actividad y sus cosechas. Todo es ruina.

Por eso saludamos la información que le dio al país el nuevo Presidente de la AN de Venezuela que en los próximos seis meses se estará dándole forma a la vía para salir de esta locura de gobierno que preside Nicolás maduro, que por lo que votó realmente el pueblo venezolano el pasado seis de diciembre del año 2015.

Por Emiro Albornoz.

Compartir .

Dejar respuesta