A 15 años del 9/11: El antes y después de una nación

0

especial-11-de-septiembre-2

(11 de septiembre de 2016. El Venezolano).- Quince septiembres han pasado desde aquel 11 a las 8:45 de la mañana, cuando el primero de los cuatro aviones de pasajeros utilizados en los ataques hizo impacto contra una de las torres gemelas de Nueva York. 9-11 es la denominación inglesa de 11 de septiembre y desde aquella mañana azul son los números de la infamia.

Como todos los años, a las 8:39 de la mañana comenzará la ceremonia en la Plaza Memorial 9/11 en el World Trade Center. Incluirá seis momentos de silencio, comenzando cuando las torres gemelas fueron golpeados y cayeron, cuando el Pentágono fue atacado y cuando el vuelo 93 se estrelló en Filadelfia. Se leerán los nombres de todos los que perdieron la vida, con sus momentos de silencio y el fondo de música serena que ya se ha vuelto tradición.

Continuando con una decisión tomada en 2012, ningún político emitirá mensajes con el objetivo de que la conmemoración esté enfocada en las víctimas y sus familias y esté relativamente libre de tintes políticos.

A las 3 de la tarde, el 9/11 Memorial Plaza se abrirá al público para una presentación especial de Tributo de Luz, cuando se iluminará el cielo de la ciudad de Nueva York, justo al Sur del Memorial, para permanecer iluminado hasta la medianoche para el aniversario. Una obra es visible dentro de un radio de sesenta millas en una noche clara, como un tributo en honor a los que se perdieron en el día que cambió la historia del mundo.

Comenzando el 10 de septiembre, los ciclistas podrán recorrer un segmento de 21 millas desde el Pentágono Memorial hasta el Flight 93 National Memorial como parte de la iniciativa National September Memorial Trail.

En otras partes del país, miles de voluntarios realizan buenas obras en honor al aniversario que fuera designado en 2009 como el “Día Nacional de Servicio y Remembranza”.

EFE

EFE

Los hechos

Entre las 08.46 y las 10.28 de la mañana del 11 de septiembre de 2001 pasaron 102 minutos en los que Nueva York y el mundo cambiaron para siempre: las Torres Gemelas se desplomaron, murieron casi 3.000 personas y se inició una era en que el enemigo más temido comenzó a ser el terrorismo internacional.

El primero, a las 08.46 (12.46 GMT) recordará cuando el Boeing 767 de American se introdujo entre los pisos 93 y 99 de la Torre Norte a 790 kilómetros por hora, y el segundo, a las 09.03 (13.03 GMT), cuando el vuelo 175 de United impactó entre las plantas 77 y 85 de la Torre Sur, a unos 950 kilómetros por hora.

Un tercer avión fue impactado en el Pentágono, en Virginia, y el cuarto, también de la aerolínea United Airlines, no logró su propósito contra ningún objetivo, pero se estrelló cerca de Shanksville, Pensilvania.

En Manhattan primero dominó la confusión y después cundió el pánico. Mientras llegaba el personal de emergencias se ordenó evacuar la Torre Norte y se indicó a quienes estuvieran en la Torre Sur que no salieran: “Atención, el edificio dos está seguro, no hay necesidad de evacuarlo. Si están saliendo, usen las puertas de entrada y los ascensores para volver a las oficinas”; se oyó por el sistema de megafonía de la segunda torre a las 08.55.

Siete minutos después, se ordenó la evacuación obligatoria del edificio, tan sólo sesenta segundos antes de que el vuelo 175 se estrellara, un golpe televisado en todo el mundo y que no evitó que bomberos y policías entraran para coordinar las tareas de rescate.

El vuelo 11 había dejado inservibles las escaleras de la Torre Norte, por lo que quienes estaban con vida no tenían forma de salir. En la Torre Sur hubo lugar para el milagro: dieciocho personas que se encontraban en las plantas superiores al impacto del vuelo 175 pudieron escapar del edificio antes de que se derrumbara a las 09.59 en unos eternos diez segundos, dejando consigo una enorme nube de polvo y tras arder durante 56 minutos.

En su desplome, acabó con la vida de más de 600 personas, entre trabajadores de las oficinas que acogía el inmueble y el personal de emergencias que acudió en tropel a la zona, aunque catorce personas sobrevivían en el interior de la estructura del edificio. La otra torre, pese a haber sido la primera en ser tocada, fue la que aguantó más, hasta caer a las 10.28 se derrumba y mueren cerca 1.400 personas.

El pánico se apoderó en las siguientes horas de la Gran Manzana, que cerró todos los túneles y puentes desde y hacia Mahattan, ya se había clausurado el espacio aéreo de todo el país, se cerró Wall Street y se ordenó la evacuación de parte del Downtown, tomado por el Ejército.

Empezaron entonces las tareas de búsqueda de víctimas en la que se llamó “zona cero”, un área tomada por personal de emergencias, pero también por trabajadores de la construcción y miles de voluntarios, y donde el entonces alcalde, Rudolph Giuliani, se puso al frente de las operaciones.

Las muertes se contaron por miles, 2.973 personas murieron, incluyendo 246 muertos en los cuatro aparatos estrellados, 2.602 en Nueva York, muertos tanto dentro de las torres gemelas como en la base de las mismas, y 125 muertos dentro del edificio del Péntagono. Entre las víctimas contaron 343 bomberos de Nueva York, 23 policías de la ciudad y 37 agentes de la autoridad portuaria de Nueva York y Nueva Jersey.

Según cifras del Departamento de Salud en enero de 2002, 247 latinos estuvieron entre los muertos del ataque terrorista de Al-Qaeda, un 9% del total. De estos, 25 eran nacionales de la República Dominicana, 18 de Colombia, 13 de Ecuador, 6 de Cuba, 4 de Argentina, 2 de Venezuela y 1 de Chile. En otros sitios, se habla de 15 muertos de México, así como otros de El Salvador, Honduras, Jamaica, Perú, Paraguay y Guyana.

EPA

EPA

Ha sido el ataque terrorista de mayor importancia contra Estados Unidos de América y la mayor agresión contra este país en su territorio continental.

“Día Nacional de Servicio y Remembranza”

El 2009 Congreso designó el 11 de septiembre como el Día Nacional de Servicio y Remembranza. Un día especial para que todos puedan recordar y dar tributo por siempre a las víctimas del 9/11, honrar a aquellos que se levantaron para servir a otros en respuesta a los ataques y recordar la importancia de trabajar juntos en paz para mejorar nuestro mundo.

Quince años después, ese espíritu de servicio todavía existe, convirtiéndose el 11 en un día especial cuando diferentes organizaciones en los 50 estados del país dan a conocer obras en la que se puede ayudar a las víctimas. Las formas de contribuir están comprendidas en la página web www.911day.org, y los interesados pueden conocer las actividades en las diferentes ciudades colocando el apartado postal.

Sitio de atracción

Los turistas se acercan a las piscinas diseñadas para recordar a las víctimas del 11 de septiembre del 2001. Son dos estructuras que guardan la huella de lo que fueran el World Trade Center 1 y 2. En los bordes de ambas plataformas, cada una de más 4000 metros cuadrados, se inscribieron en bronce los nombres de cada una de las víctimas.

especial-11-de-septiembre-1b

El rascacielos fue diseñado por los arquitectos Daniel Libeskind y David Childs. El edificio que costó más de 3,000 millones de dólares es el más alto del World Trade Center, con una altura de 541 metros. A quince años de este fatídico día, la gran tarea siempre será luchar por la solidez de este país, bastión de libertades. Esa sería la mejor manera de honrar la memoria del 11 de septiembre de 2001 y de ganarle al terrorismo. Y sabemos que Estados Unidos como la primera potencia del mundo tiene la envergadura para lograrlo.

Cifras del horror

Los números que ayudan a entender los atentados terroristas a las Torres Gemelas en 2001.

– 2.973 personas murieron

– 343 de las víctimas eran trabajadores de los equipos de rescate (bomberos y médicos), 23 eran policías y 37 gendarmes

– 6.000 personas resultaron heridas

– 430 compañías tenían sede en el World Trade Center

– 60 compañías del World Trade Center perdieron a muchos de sus empleados

– 1.402 murieron en la Torre 1. 614 murieron en la Torre 2

– 658 murieron en el edificio Cantor Fitzgerald

– Por cada mujer que murió, fallecieron 3 hombres

– La mayoría de los muertos tenían entre 35 y 39 años

– 9% de los muertos eran latinoamericanos

– 50.000 personas trabajaban en el World Trade Center

– 200.000 personas visitaban el World Trade Center a diario

– 69 días después del atentado seguían prendidos fuegos subterráneos

– Por 230 días se excavó para encontrar restos de cuerpos

– Se encontraron más de 19.500 partes de cadáveres

– 291 cuerpos se recuperaron intactos

– 1.102 víctimas fueron identificadas

– 1.300 niños quedaron huérfanos después del atentado

– 1.717 familias no obtuvieron restos de los cuerpos de parientes desaparecidos

– 36.000 litros de sangre se donaron en el Centro de Transfusiones de Nueva York

– 1.609 personas perdieron a sus parejas

– 3.051 niños perdieron alguno de sus padres

– 20% de la población estadounidense conoce a alguien que murió en los atentados

– 98 vehículos se destruyeron

– 1.506.124 toneladas de escombros se removieron del sitio

– 6 días permaneció cerrada la Bolsa de Valores

– El Dow Jones cayó 684.81 puntos cuando la bolsa reabrió

– US$ 105.000.000.000 fue la pérdida económica de Nueva York en los meses que siguieron a los ataques

– US$ 600.000.000 costó limpiar el desastre

– US$ 970.000.000 gastó la Agencia de Emergencias Federales

– US$ 40.200.000.000 fueron pagados por empresas aseguradoras

– US$ 500.000.000 se recaudaron para ayudar a las familias de las víctimas

– US$ 1.000.000 se le otorgó a cada persona que perdió su cónyuge

– Aumentó 40% las inscripciones en Organismos de Paz entre 2001 y 2002

– La lista de suscritos a la CIA creció un 50% entre 2001 y 2002

– En la entrega de los Oscars se mencionó 26 veces al 11-S

– El informe oficial del gobierno de EE.UU. leyó 2.500.000 de páginas de documentos y entrevistó a 1.200 personas (sobrevivientes, familiares de las víctimas, sospechosos).

Por Sandra Ramon Vilarasau / El Venezolano Newspaper

Compartir .

Dejar respuesta